Tenerife Norte

Comienza la rehabilitación integral de la capilla de San Jerónimo, en Tacoronte


EL DÍA, Tacoronte
13/nov/03 18:46 PM
Edición impresa

EL DÍA, Tacoronte

La capilla del barrio tacorontero de San Jerónimo está siendo objeto desde hace días de las obras de rehabilitación integral incluidas en el II Plan Insular de Patrimonio Histórico. Los trabajos supondrán una inversión de 90.000 euros y pretenden recuperar y realzar los valores de este pequeño templo, que data de 1645 y que es todo un referente en este núcleo poblacional del municipio.

El proyecto, redactado por Juan Jesús Labory, prevé una restauración total de la ermita, que presenta elementos muy deteriorados por el paso del tiempo. Se cambiará el pavimento con losetas de cantería isleña, se protegerá la fachada y se reparará la cubierta y los techos, colocándose nuevo tejado e impermeabilizando la estructura para evitar las goteras y humedades.

También se renovará la madera de tea, se reparará el pequeño retablo y púlpito y se instalará agua potable, saneamiento y nuevo sistema eléctrico.

La ermita presenta una planta rectangular de doce metros de largo por seis de ancho, a los que hay que sumar la sacristía situada en el lado derecho de la capilla mayor. Un escalón a la altura del comulgatorio divide el presbiterio y la única nave del templo.

La ermita fue promovida por Oliveros de Romelete e Isabel Bolineau, según consta en la lápida que se conserva en el altar mayor. Algunos historiadores, que aluden a los datos de la celebración de la fiesta de San Jerónimo en 1649, sostienen que en el mismo terreno existió otra capilla perteneciente a la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción, de La Laguna.

La capilla del barrio tacorontero de San Jerónimo está siendo objeto desde hace días de las obras de rehabilitación integral incluidas en el II Plan Insular de Patrimonio Histórico. Los trabajos supondrán una inversión de 90.000 euros y pretenden recuperar y realzar los valores de este pequeño templo, que data de 1645 y que es todo un referente en este núcleo poblacional del municipio.

El proyecto, redactado por Juan Jesús Labory, prevé una restauración total de la ermita, que presenta elementos muy deteriorados por el paso del tiempo. Se cambiará el pavimento con losetas de cantería isleña, se protegerá la fachada y se reparará la cubierta y los techos, colocándose nuevo tejado e impermeabilizando la estructura para evitar las goteras y humedades.

También se renovará la madera de tea, se reparará el pequeño retablo y púlpito y se instalará agua potable, saneamiento y nuevo sistema eléctrico.

La ermita presenta una planta rectangular de doce metros de largo por seis de ancho, a los que hay que sumar la sacristía situada en el lado derecho de la capilla mayor. Un escalón a la altura del comulgatorio divide el presbiterio y la única nave del templo.

La ermita fue promovida por Oliveros de Romelete e Isabel Bolineau, según consta en la lápida que se conserva en el altar mayor. Algunos historiadores, que aluden a los datos de la celebración de la fiesta de San Jerónimo en 1649, sostienen que en el mismo terreno existió otra capilla perteneciente a la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción, de La Laguna.