Sucesos

El Instituto de Medicina Legal se inaugura con la autopsia a dos cadáveres

Al acto oficial previo asistieron representantes del Gobierno, Cabildo, Justicia y ULL. El edificio, de tres plantas, permitirá a los 21 forenses de la provincia trabajar con más medios y seguridad. Por la tarde se hicieron las primeras autopsias: a una víctima de homicidio y a un marino ruso fallecido en alta mar.
EL DÍA, S/C de Tenerife
14/nov/03 10:23 AM
Edición impresa

Ayer se inauguró oficialmente el Instituto de Medicina Legal de Tenerife, cuya finalidad es la de auxiliar a los juzgados, tribunales y fiscalías mediante la realización de pruebas periciales, tanto a vivos como a fallecidos y pruebas de laboratorio.

Las dos primeras autopsias que se realizaron fueron a una víctima de un presunto delito de homicidio ocurrido en el Sur y la otra a un marinero ruso que sufrió un golpe en alta mar y que fue trasladado desde el barco donde falleció hasta el IML, congelado.

Los médicos forenses llevaban reivindicando un edificio para la realización de sus funciones desde hace más de siete años.

Moderno y funcional

El edificio está construido en una parcela cedida por la ULL de 470 metros cuadrados y consta de tres plantas con un total de 1.300 me-tros cuadrados, cuya función será clínica y docente. El Instituto de Medicina Legal es fruto de un convenio firmado el 23 de septiembre de 1998 entre la Consejería de Presidencia y Justicia del Gobierno de Canarias, Cabildo Insular de Tenerife y la Universidad de La Laguna.

El director del IML de Tenerife, Carlos Gradillas Nicolás manifestó que "esta inauguración implica un cambio en la forma de trabajar al contar con unos medios y unas condiciones técnicas que nos van a permitir realizar el examen de vivos y de fallecidos con las máximas garantías de seguridad y el mayor rigor científico y técnico. Asimismo, va a posibilitar una nueva forma de trabajar para los forenses, al pasar de ser forenses generalistas para ser especialistas". Este instituto cuenta con los avances más actuales y está a la vanguardia de los de Europa. El director del IML dijo que "la medina avanza y a la par la medicina legal; por ello, con el tiempo, habrá que seguir dotándolo. En Tenerife existía una grave carencia en la labor del médico forense y con la inauguración de la sede se suple dichas deficiencias y se podrá trabajar con medios del siglo XXI". En la nueva sede, con carácter provincial, trabajarán 21 médicos forenses, dos auxiliares administrativos y tres auxiliares de autopsia. Por la estadística, hay 700 autopsias en Tenerife, aunque los reconocimientos a los lesionados se seguirán realizando en las dependencias judiciales. Al acto asistieron la rectora accidental de la ULL, quien destacó al profesor Lucio Díaz Flores al pedir esta sede en 1998, como Lorenzo Dorta, que recordó que Adán Martín y Manuel Alcaide se mostraron muy interesados en crear este instituto, uno desde el Cabildo y el otro desde el TSJC, y la consejera de Justicia, María Australia Navarro, que "agradeció el esfuerzo y labor de los forenses".