Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Manuel Valls: "Quiero ser el próximo alcalde de Barcelona" leer

Se juegan MEDIO billete

Después de quedar segunda de su grupo en la fase de clasificación para la Erocopa de Portugal 2004, la selección española inicia hoy la repesca frente al combinado de Noruega. El partido de ida de la eliminatoria se disputará en Mestalla, donde los de Sáez quieren dejarlo todo resuelto con vistas al compromiso del miércoles en Oslo. España no debe fallar.
COLPISA, Valencia
15/nov/03 12:38 PM
Edición impresa

Un turbio asunto

El "equipo de todos" se juega hoy su honor, su prestigio y al menos medio billete para la Eurocopa ante la tosca y rudimentaria Noruega, a la que además le faltan sus figuras Solskjaer y Carew. En un abarrotado Mestalla, con más de 50.000 gargantas que animarán sin cesar a España después de que actúen los ídolos de Operación Triunfo, la selección de Iñaki Sáez disputa el primer asalto de una repesca a vida o muerte a la que nunca debió llegar.

Los clamorosos yerros de junio pasado ante Grecia e Irlanda del Norte, selecciones mediocres en el concierto europeo, pasan factura. Fuerzan a la selección a batallar ahora contra otro combinado de medio pelo, con más músculo que fútbol y más fuerza que inteligencia, por una plaza en el certamen del verano que viene en la vecina Portugal. La "furia roja" debe de sentenciar sin mayores dificultades la eliminatoria en Valencia, donde España no pierde desde hace más de nueve años. Si hubiera otro fallo mayúsculo e impensable, siempre quedaría la esperanza de remediarlo el miércoles que viene en la gélida Oslo.

Uno a uno, los jugadores y técnico de la selección española fueron desgranando a lo largo de toda la semana las claves de una cita en la que hay que machacar pero, sobre todo, mantener la propia portería a cero.

Jugar rápido, a ras de césped, a uno o dos toques, con paciencia y por las bandas, son las clásicas instrucciones que, si en el fútbol funcionase siempre la lógica, tendrían que servir para abrir la hermética lata de salmón noruego que el técnico Nils Johan Semb expondrá en el escaparate de la capital del Turia, adonde sus hombres llegan procedentes de su retiro otoñal en La Manga del Mar Menor.

Después de 14 partidos y casi 15 meses al frente de la nave española, Sáez se juega su futuro en esta doble cita. Aunque él se moleste cuando se le pregunta por una hipotética dimisión o destitución en caso de fracaso, es algo que se palpa en el ambiente. Admite, sin ambages, que se trata de las comparecencias más importantes en su carrera de seleccionador, y tanto Sáez como sus jugadores asumen que no cumplir el objetivo sería un fiasco sin paliativos.

Sáez, al que se le puede criticar un sinfín de cosas pero no que habitualmente convoque a los mejores, alineará idéntico equipo al que, a día de hoy, pondría en liza un porcentaje alto de aficionados. Si acaso, chirría ver a Valerón en el banquillo, aunque el grancanario no vive precisamente su mejor momento.

El técnico del "Botxo" apuesta por el riesgo y la juventud, por la calidad y ambición de los recién llegados Torres y Reyes, líderes de la nueva hornada de talentos de la que también el donostiarra Xabi Alonso es fiel exponente. Sin embargo, de nuevo el elegido para transmitir su espíritu ganador es el capitán Raúl, el tipo que no suele fallar en los grandes eventos y que se agranda en situaciones de máxima responsabilidad.

El ambiente de calma tensa que ha vivido la selección en los últimos días sólo se ha visto alterado por esa noticia del procesamiento de la Federación Española de Fútbol por los viajes de algunos de sus directivos, que ahora tendrán que responder y dar la cara ante la Justicia y las presuntas irregularidades contables.

Un turbio asunto que, sin embargo, no suele afectar a los jugadores, deseosos de desquitarse de la derrota sufrida ante Noruega en el único compromiso oficial entre ambas selecciones, jugado en el estadio De Kuip de Rotterdam en la primera fase de la Euro''2000.

Ese gol de Iversen y la cantada de Molina no se olvida fácilmente, ni siquiera un Casillas convencido de que algo así le puede pasar a cualquiera. El balance general, contando tres amistosos anteriores, es favorable y refleja dos victorias españolas, un empate y la referida derrota. Aunque no existen precedentes de eliminatorias así, este partido recuerda a inolvidables jornadas de emoción inusitada.

Tiene parangón con el sufrido triunfo 1-0 a Dinamarca, en el Sánchez Pizjuán, con exhibición del debutante Cañizares y gol clave de Hierro, camino del Mundial USA''94, o con el célebre 12-1 a Malta que dio el billete para la Eurocopa de Francia''84.

También recuerda a la mágica tarde de Belgrado en la que un gol de Rubén Cano transportó a España hacia el Mundial de Argentina''78 o, por qué no decirlo, al fracaso tres años antes ante los balcánicos, con ese gol de Katalinski que apeó a la selección española de Alemania''74. El caso es que desde faltó a la Eurocopa de Suecia''92, España no volvió a perderse ningún gran certamen. Prohibido fallar ahora en el río revuelto de la repesca.

Para España ha supuesto una enorme decepción verse abocada a jugar la repesca, y será un fracaso en toda regla no estar en la Eurocopa, al contrario que para Noruega, que en un equilibrado grupo 2 eliminó a rivales como Rumania y Bosnia-Herzegovina, aunque no pudo con Dinamarca.

Mientras la selección de Iñaki Sáez llegó a la última jornada con el segundo puesto asegurado, el equipo noruego se lo jugó todo en una dramática última fecha.

Olsen: "Caballo grande..."

"Noruega no tiene juego ofensivo. Sólo pelota larga y a correr, como los caballos. Caballo grande ande o no ande", reconoció en un castellano perfecto y con su gracia habitual el portero suplente de Noruega, el ex sevillista Frode Olsen, minutos antes de viajar a Valencia procedente de La Manga. Los nórdicos han estado viviendo en La Manga sin ningún tipo de tensión, para afrontar el primero de los dos partidos más importantes de la historia reciente del país escandinavo, sin nada que perder ante España, aunque la concentración se ha visto alterada por la lesión de su lateral izquierdo, Bergdolmo, que no estará hoy en Mestalla y también se perderá la vuelta del miércoles en Oslo. Berdgolmo, lesionado en la rodilla, no ha podido entrenar ni un solo día en La Manga y deberá estará de baja entre un mes y mes y medio. Su ausencia retrasará al interior izquierdo Riise (Liverpool), que se unirá al reforzado sistema defensivo de los noruegos en Mestalla, que tendrán a Tore Andre Flo como único delantero. Los noruegos son conscientes de que es España la que deberá atacar desde el primer minuto y el equipo de Iñaki Sáez puede verse afectado por la ansiedad si no llega pronto un gol. "España tiene que jugar a un ritmo algo y meter goles, y se verá muy presionada en su campo", aventuró Olsen, que confía en el planteamiento defensivo de Noruega.