Canarias
LO ÚLTIMO:
Rescatan a un trabajador atrapado en una pala mecánica en Güímar leer

Una cuestión de tiempo y de habitantes

Medir la equidad de un presupuesto con todas las islas es algo imposible, a juicio de los participantes en el debate, sobre todo cuando se trata de previsiones y no de unas cuentas ya liquidadas. Algunos de ellos, no obstante, admiten déficit históricos o diferencias en algunas materias.
16/nov/03 16:38 PM
Edición impresa

La presentación en el Parlamento regional del proyecto de ley de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma Canaria para 2004 ha vuelto a suscitar diferentes opiniones acerca de los desequilibrios que existen actualmente entre las Islas y la necesidad de corregirlos a través de las partidas pertinentes.

Con el objetivo de recoger las diferentes versiones que sobre este asunto se han vertido a lo largo del último mes, EL DÍA reunió esta semana en torno a su mesa de debate a responsables de todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria.

Asistieron al mismo, el presidente de Coalición Canaria en Tenerife y, a su vez, viceconsejero de Economía del Ejecutivo autónomo, Javier González Ortiz; el portavoz del Grupo Popular en la Cámara regional, Pablo Matos; su homólogo del Grupo Socialista, Francisco Hernández Spínola, y el diputado del Partido de Independientes de Lanzarote Celso Betancort.

A juicio de todos ellos, analizando sólo el presupuesto de un ejercicio no se puede concluir que exista desequilibrios entre islas, sino que se necesita estudiar una serie histórica de ellos o un periodo más amplio.

Igualmente, coincidieron en que hay que esperar a la liquidación de las cuentas públicas para conocer lo que se ha invertido en cada isla o municipio, pues el presupuesto recoge previsiones, no realidades.

Javier González Ortiz afirmó que el único desequilibrio que se puede observar en el cuadro económico elaborado por el Gobierno canario para 2004 es el que se deduce de dividir las inversiones que se van a realizar en cada isla por su número de habitantes, y que refleja una clara ventaja a favor de las llamadas islas menores.

No obstante, apuntó que la equidad hay que buscarla en los servicios que reciben los ciudadanos y no en otras cuestiones.

Este planteamiento fue compartido por Pablo Matos, quien añadió que "todos los presupuestos están desequilibrados, pero no en el sentido pleitista del término, sino de una manera justa al primar a las islas con menos habitantes en perjuicio de las mayores".

Francisco Hernández Spínola, representante de la única fuerza opositora al Gobierno canario, señaló que "el debate suscitado en los últimos días acerca del desequilibrio es falso, interesado, estéril y perjudicial para los ciudadanos, pues no se aportan ni datos ni cifras". En su opinión, "es fruto de una crisis interna dentro de CC y, ahora, en ATI, y persigue fines distintos: electorales, por un lado, y de situarse en una posición de defensa, por otro".

Islas castigadas

Partiendo de que es imposible saber si hay desequilibrio o no mientras el presupuesto no esté ejecutado, indicó que desde el punto de vista histórico hay islas y municipios, como Lanzarote, La Gomera o Valleseco, en Gran Canaria, que han sido sistemáticamente castigados por el Ejecutivo en lo que se refiere a inversiones, pues incluso con dotación recogida en los presupuestos, después no se ha plasmado en ningún proyecto.

Celso Betancort compartió con el portavoz socialista que respecto a años anteriores siempre han existido diferencias y deudas históricas, aunque ahora se trata de corregir la situación, "pero no como quisiéramos, pues mientras el 36 por ciento de las inversiones va a parar a las islas menores, el resto se destina a Tenerife y Gran Canaria".

En este sentido, dijo que otros años la discusión se planteaba entre las islas menores y las capitalinas, pero que en estos momentos se ha centrado entre las dos mayores.

González Ortiz recordó que todos los años por estas fechas surge el mismo debate entre islas y municipios y consideró como lógico que alcaldes, concejales y presidentes de cabildos defiendan sus intereses y traten de conseguir más recursos.

Asimismo, afirmó que el compromiso de CC, tanto en la legislatura anterior como en ésta es lograr el equilibrio en aquellas áreas, como puede ser Sanidad, en las que existen diferencias.

Respecto a los ayuntamientos castigados por el Gobierno canario, señaló que las inversiones municipalizadas del Ejecutivo se reducen a centros escolares y de salud, pues el resto son competencia de los cabildos.

Francisco Hernández Spínola discrepó sobre este último aspecto y apuntó que "el Gobierno invierte a través de las empresas públicas y, por razones políticas, favorece a unos municipios y perjudica a otros".

González Ortiz rechazó el planteamiento del portavoz socialista y contestó que Canarias es la única comunidad autónoma que dispone de un Fondo Municipal, fórmula por la que se determina lo que le corresponde a cada municipio.

En referencia a las diferencias actuales en materia de infraestructuras entre algunas islas, fundamentalmente las mayores, Pablo Matos expuso que tanto en materia de puertos como aeropuertos, Tenerife recibirá en el próximo ejercicio más inversiones que Gran Canaria y admitió que en el convenio de carreteras existe un claro retraso entre una y otra, a favor de la última. El motivo, según dijo, por mejoras en los proyectos y por problemas en la gestión.