Actualidad
LO ÚLTIMO:
En libertad sin cargos el hombre acusado de abusos a su hijo de 19 meses leer

CiU gana unas elecciones que convierten a Esquerra en llave de cualquier gobierno

La formación liderada por Artur Mas se alzó con la victoria, a pesar de perder diez escaños, mientras que el PSC de Pasqual Maragall, que volvió a ser la fuerza más votada, perdió ocho diputados. ERC, que prácticamente ha doblado su representación, se convierte en imprescindible para cualquier pacto.
COLPISA, Barcelona
17/nov/03 14:14 PM
Edición impresa

Convergencia i Unió (CiU) logró sobrevivir al adiós de Jordi Pujol y ganó las elecciones. Aunque, co-mo ya ocurrió en 1999, el Partit dels Socialistes Catalans (PSC-PSOE) fue la formación más votada en los comicios celebrados ayer, el sistema electoral catalán convirtió a los nacionalistas en el partido con mayor representación parlamentaria. La segunda noticia del día la protagonizó Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), cuyo espectacular crecimiento la convierte no sólo en la tercera fuerza parlamentaria, sino en la llave imprescindible para formar una mayoría de gobierno en el hemiciclo autonómico que sustente al futuro gobierno de la Generalitat.

El crecimiento de ERC desplaza al Partido Popular Catalán (PPC) al cuarto puesto en el ranking de los partidos catalanes, pese a que Josep Piqué obtuvo un buen resultado y gana tres escaños más para su partido. Pero los populares quedan fuera de cualquier estrategia para formar coaliciones de gobierno, lo que contraría sus previsiones de futuro. Por último, Iniciativa per Cataluña-Verds (ICV) obtiene también un buen resultado: su grupo parlamentario crece hasta los nueve miembros, lo que permite a las huestes de Joan Saura aspirar a participar en una hipotética alianza de izquierdas para acceder a la Generalitat.

La tercera gran noticia de la jornada fue la alta participación ciudadana. Pese al mal tiempo reinante durante todo el día en Cataluña, la afluencia a las urnas fue masiva. La participación fue del 63,33 por ciento del censo, 4,16 puntos por encima de la registrada en 1999.

El PSC volvió a ser la fuerza más votada, con 1.011.089 papeletas, el 31,85 de las depositadas en las urnas y más de 12.000 por encima de su principal competidor. Pero esa cifra, dado el sistema electoral catalán y la sobreponderación de Girona, Lleida y Tarragona respecto a Barcelona, se traducen en sólo 42 escaños, ocho menos que los que tenían hasta ahora, descontados los dos obtenidos en 1999 en la ciudad condal gracias al pacto con ICV.

Artur Mas, por su parte, cosechó 998.767 votos, el 30,54 del total. Ese porcentaje se traduce en 46 escaños, diez menos de los obtenidos en los anteriores comicios autonómicos. De nuevo, CiU ha basado su fortaleza electoral fuera de Barcelona, feudo socialista que, sin embargo, se ha mostrado una vez más impotente para aupar al PSC al gobierno autonómico.

Frente a la caída de los dos partidos mayoritarios, las tres formaciones minoritarias experimentan fuertes subidas. La más espectacular, la de ERC, cuyos 531.935 votos suponen casi el doble de los obtenidos en 1999. Su grupo parlamentario, compuesto hasta hoy por doce diputados, pasa a tener 23, lo que le da la llave para la formación de gobierno.

Por su parte, Josep Piqué firmó su estreno como candidato a la Generalitat con un relativo éxito. Sus 384.403 votos, el 11,88 por ciento de los emitidos, dos puntos más que en 1999, le permitirán estar al frente de un grupo parlamentario formado por quince diputados, tres más que hasta ahora.

Por último, Joan Saura estará al frente de nueve diputados de ICV. Sus 237.065 votos son un éxito, pese a que el pacto suscrito en 1999 con los socialistas hace difícil las comparaciones.

Convergencia i Unió (CiU) logró sobrevivir al adiós de Jordi Pujol y ganó las elecciones. Aunque, co-mo ya ocurrió en 1999, el Partit dels Socialistes Catalans (PSC-PSOE) fue la formación más votada en los comicios celebrados ayer, el sistema electoral catalán convirtió a los nacionalistas en el partido con mayor representación parlamentaria. La segunda noticia del día la protagonizó Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), cuyo espectacular crecimiento la convierte no sólo en la tercera fuerza parlamentaria, sino en la llave imprescindible para formar una mayoría de gobierno en el hemiciclo autonómico que sustente al futuro gobierno de la Generalitat.

El crecimiento de ERC desplaza al Partido Popular Catalán (PPC) al cuarto puesto en el ranking de los partidos catalanes, pese a que Josep Piqué obtuvo un buen resultado y gana tres escaños más para su partido. Pero los populares quedan fuera de cualquier estrategia para formar coaliciones de gobierno, lo que contraría sus previsiones de futuro. Por último, Iniciativa per Cataluña-Verds (ICV) obtiene también un buen resultado: su grupo parlamentario crece hasta los nueve miembros, lo que permite a las huestes de Joan Saura aspirar a participar en una hipotética alianza de izquierdas para acceder a la Generalitat.

La tercera gran noticia de la jornada fue la alta participación ciudadana. Pese al mal tiempo reinante durante todo el día en Cataluña, la afluencia a las urnas fue masiva. La participación fue del 63,33 por ciento del censo, 4,16 puntos por encima de la registrada en 1999.

El PSC volvió a ser la fuerza más votada, con 1.011.089 papeletas, el 31,85 de las depositadas en las urnas y más de 12.000 por encima de su principal competidor. Pero esa cifra, dado el sistema electoral catalán y la sobreponderación de Girona, Lleida y Tarragona respecto a Barcelona, se traducen en sólo 42 escaños, ocho menos que los que tenían hasta ahora, descontados los dos obtenidos en 1999 en la ciudad condal gracias al pacto con ICV.

Artur Mas, por su parte, cosechó 998.767 votos, el 30,54 del total. Ese porcentaje se traduce en 46 escaños, diez menos de los obtenidos en los anteriores comicios autonómicos. De nuevo, CiU ha basado su fortaleza electoral fuera de Barcelona, feudo socialista que, sin embargo, se ha mostrado una vez más impotente para aupar al PSC al gobierno autonómico.

Frente a la caída de los dos partidos mayoritarios, las tres formaciones minoritarias experimentan fuertes subidas. La más espectacular, la de ERC, cuyos 531.935 votos suponen casi el doble de los obtenidos en 1999. Su grupo parlamentario, compuesto hasta hoy por doce diputados, pasa a tener 23, lo que le da la llave para la formación de gobierno.

Por su parte, Josep Piqué firmó su estreno como candidato a la Generalitat con un relativo éxito. Sus 384.403 votos, el 11,88 por ciento de los emitidos, dos puntos más que en 1999, le permitirán estar al frente de un grupo parlamentario formado por quince diputados, tres más que hasta ahora.

Por último, Joan Saura estará al frente de nueve diputados de ICV. Sus 237.065 votos son un éxito, pese a que el pacto suscrito en 1999 con los socialistas hace difícil las comparaciones.

tras el recuento

Mas y Maragall se ofrecen a ERC

En un Parlamento de 135 diputados, la alianza CiU-ERC obtendría 69 escaños, suficientes para gobernar con mayoría absoluta. Pero si Carod-Rovira, que guarda mal recuerdo de sus pactos con los "convergentes", opta por buscar la coalición con el PSC, entonces deberán contar también con los diputados de Iniciativa. La suma de estas tres fuerzas daría su equipo en la Generalitat un cómodo colchón de 74 diputados. Los dirigentes de ERC optaron anoche por no desvelar sus planes: las elecciones, defendieron, les empujar a buscar un gobierno tan de izquierdas como catalanista. No obstante, Carod Rovira advirtió, en referencia a CiU, que será "incompatible pactar con ERC en Cataluña y con el PP en Madrid".

Artur Mas proclamó que el resultado electoral de CiU ofrece "una mayoría nacionalista en el Parlament de Cataluña" y pidió que "aquellos que quieran tomen nota", en referencia a ERC, formación con la que espera "liderar" la aprobación de un nuevo Estatuto de Autonomía.

El líder de PSC, Pasqual Maragall, destacó anoche la "victoria" de las izquierdas en Cataluña, ya que las fuerzas de progreso suman 74 escaños frente a los 61 de CiU y PP, y se mostró dispuesto a "asumir sus responsabilidades" y ser elegido presidente si puede pactar con ERC e ICV.