Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Ryanair recurrirá de inmediato el fallo de un juzgado de Santa Cruz de Tenerife leer

Los seísmos de origen volcánico podrán detectarse

Ocho países europeos, entre ellos España, trabajan en el proyecto "e-Ruption", que permitirá localizar estos movimientos tectónicos. Así concluyó la reunión celebrada en el Teide durante tres días.
EFE, S/C de Tenerife
17/nov/03 22:39 PM
Edición impresa

La directora del Instituto Geofísico de Canarias, María José Blanco, informó ayer de que ocho países europeos, entre ellos España, están trabajando juntos en el proyecto "e-Ruption", con el fin de implementar una tecnología pionera que permitirá detectar los movimientos sísmicos volcánicos.

Los representantes del proyecto se han reunido durante tres días en el Teide para exponer los últimos avances en la investigación, en un proyecto que se inició hace un año y medio y que se prevé esté concluido en 2005.

María José Blanco, aseguró que "este nuevo proyecto está enfocado para ayudar a la población que vive en áreas cercanas a los volcanes" y recalcó que en esta ocasión "este estudio científico va a tener una aplicación inmediata sobre los ciudadanos".

El proyecto europeo está integrado por España, Italia, Austria, Reino Unido, Portugal, Grecia, Francia e Irlanda, y tiene como objetivo la implementación de un sistema coordinado entre todos los países que permita detectar los movimientos sísmicos volcánicos y el grado de gravedad de éstos con el fin de tomar las precauciones debidas.

En este sentido, la directora del Instituto Geofísico canario aseguró que "es un proyecto muy importante para los ciudadanos", porque los datos que se recojan se trasladarán directamente a los servicios de protección civil, lo que permitirá que se puedan tomar medidas a priori de una posible erupción volcánica.

El proyecto, que se inició hace un año y medio, cuenta con un presupuesto de 2,6 millones de euros y tiene previsto terminarse en el próximo año 2005.

La directora del Instituto Geofísico de Canarias, María José Blanco, informó ayer de que ocho países europeos, entre ellos España, están trabajando juntos en el proyecto "e-Ruption", con el fin de implementar una tecnología pionera que permitirá detectar los movimientos sísmicos volcánicos.

Los representantes del proyecto se han reunido durante tres días en el Teide para exponer los últimos avances en la investigación, en un proyecto que se inició hace un año y medio y que se prevé esté concluido en 2005.

María José Blanco, aseguró que "este nuevo proyecto está enfocado para ayudar a la población que vive en áreas cercanas a los volcanes" y recalcó que en esta ocasión "este estudio científico va a tener una aplicación inmediata sobre los ciudadanos".

El proyecto europeo está integrado por España, Italia, Austria, Reino Unido, Portugal, Grecia, Francia e Irlanda, y tiene como objetivo la implementación de un sistema coordinado entre todos los países que permita detectar los movimientos sísmicos volcánicos y el grado de gravedad de éstos con el fin de tomar las precauciones debidas.

En este sentido, la directora del Instituto Geofísico canario aseguró que "es un proyecto muy importante para los ciudadanos", porque los datos que se recojan se trasladarán directamente a los servicios de protección civil, lo que permitirá que se puedan tomar medidas a priori de una posible erupción volcánica.

El proyecto, que se inició hace un año y medio, cuenta con un presupuesto de 2,6 millones de euros y tiene previsto terminarse en el próximo año 2005.