Sucesos

Mil personas asisten al funeral del niño mordido por un perro

El bebé, de 21 meses, murió al ser mordido en la cabeza por un dogo alemán, propiedad de la familia, en la finca Los Herraderos, en Calzada de Calatrava. La víctima jugaba con su hermano a la pelota cuando fue atacado por el can.
EFE, Puertollano
18/nov/03 10:24 AM
Edición impresa

EFE, Puertollano

Un millar de personas asistieron ayer por la tarde al funeral del niño de 21 meses Juan Miguel Morena, que falleció el domingo en la finca Los Herraderos, en el municipio de Calzada de Calatrava, en Ciudad Real, tras ser mordido en la cabeza por un dogo alemán propiedad de la familia.

El sepelio tuvo lugar en la iglesia de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Puertollano, de donde es natural la madre del niño.

El pequeño de 21 meses, que jugaba a la pelota con su hermano Diego, de 8 años, en la finca Los Herraderos, encontró la muerte cuando el perro, "que nunca había manifestado comportamientos agresivos hacia el niño", le mordió en la cabeza. Todo ocurrió en cuestión de segundos, ya que el hermano intentó separar al perro del pequeño y al no conseguirlo llamó rápidamente a sus padres, que se encontraban en el interior de la casa, a unos 20 metros de donde sucedió la tragedia.

Nada pudieron hacer los médicos de urgencia del centro de salud de Calzada de Calatrava por salvarle la vida, ya que el pequeño Juan Miguel llegó "clínicamente muerto". El perro, de "apariencia grande pero dócil" y que había jugado en numerosas ocasiones con los dos hermanos, permanece en la perrera municipal de Moral de Calatrava por orden del juzgado de primera instancia de la localidad de Almagro, en cuya jurisdicción se encuentra Calzada de Calatrava.

Según la Policía Local de Calzada de Calatrava, localidad de unos 5.000 habitantes, el animal, un perro de raza dogo alemán, fue llevado a la perrera municipal de Moral de Calatrava ayer por la mañana para su observación por orden del Juzgado de Primera Instancia de Almagro, en cuya jurisdicción se encuentra Calzada de Calatrava. Al niño, de 20 meses, se le practicó la autopsia en el tanatorio del pueblo y, según explicó la Policía Local, el ataque del perro se produjo cuando el chaval, que jugaba al balón, entró en la cerca del animal en busca de la pelota, que había llegado hasta allí.

Los padres del fallecido trabajaban en esa finca en tareas agrícolas y relacionadas con la caza, según explicaron las mismas fuentes, que añadieron que el perro atacante era tranquilo.

Un millar de personas asistieron ayer por la tarde al funeral del niño de 21 meses Juan Miguel Morena, que falleció el domingo en la finca Los Herraderos, en el municipio de Calzada de Calatrava, en Ciudad Real, tras ser mordido en la cabeza por un dogo alemán propiedad de la familia.

El sepelio tuvo lugar en la iglesia de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Puertollano, de donde es natural la madre del niño.

El pequeño de 21 meses, que jugaba a la pelota con su hermano Diego, de 8 años, en la finca Los Herraderos, encontró la muerte cuando el perro, "que nunca había manifestado comportamientos agresivos hacia el niño", le mordió en la cabeza. Todo ocurrió en cuestión de segundos, ya que el hermano intentó separar al perro del pequeño y al no conseguirlo llamó rápidamente a sus padres, que se encontraban en el interior de la casa, a unos 20 metros de donde sucedió la tragedia.

Nada pudieron hacer los médicos de urgencia del centro de salud de Calzada de Calatrava por salvarle la vida, ya que el pequeño Juan Miguel llegó "clínicamente muerto". El perro, de "apariencia grande pero dócil" y que había jugado en numerosas ocasiones con los dos hermanos, permanece en la perrera municipal de Moral de Calatrava por orden del juzgado de primera instancia de la localidad de Almagro, en cuya jurisdicción se encuentra Calzada de Calatrava.

Según la Policía Local de Calzada de Calatrava, localidad de unos 5.000 habitantes, el animal, un perro de raza dogo alemán, fue llevado a la perrera municipal de Moral de Calatrava ayer por la mañana para su observación por orden del Juzgado de Primera Instancia de Almagro, en cuya jurisdicción se encuentra Calzada de Calatrava. Al niño, de 20 meses, se le practicó la autopsia en el tanatorio del pueblo y, según explicó la Policía Local, el ataque del perro se produjo cuando el chaval, que jugaba al balón, entró en la cerca del animal en busca de la pelota, que había llegado hasta allí.

Los padres del fallecido trabajaban en esa finca en tareas agrícolas y relacionadas con la caza, según explicaron las mismas fuentes, que añadieron que el perro atacante era tranquilo.