Gente
LO ÚLTIMO:
Un hombre hiere a su esposa con una escopeta y se entrega a la Guardia Civil leer

La Policía negocia la entrega de Michael Jackson tras ser acusado de pedofilia

El fiscal del distrito de Santa Bárbara confirmó ayer la existencia de una investigación criminal por abuso sexual a menores tras la denuncia de un nuevo caso, esta vez de la terapeuta de un niño de 12 años. El cantante, que ha negado estos hechos, estaría dispuesto a colaborar con las autoridades.
EFE, California
20/nov/03 22:46 PM
Edición impresa

Por segunda vez en su vida, el fiscal del distrito de Santa Bárbara, Tom Sneddon, se presentó ayer, miércoles, frente a la prensa para anunciar la existencia de una investigación criminal por acoso sexual a niños contra el cantante Michael Jackson. La diferencia es que esta vez está convencido de que le pondrá las esposas, y de hecho el cantante negociaba ayer su entrega a la Policía.

Sneddon asegura que ha estado muy ocupado con los asuntos locales de Santa Bárbara y no haberle dedicado "ni un pensamiento" a Jackson en los casi diez años que han trascurrido desde que se le escapó de las manos. Sin embargo, el fiscal apareció este miércoles sonriente, pletórico y a todas luces encantado con su anuncio ante las cámaras.

"Me he sentido muy mal al saber que había otra víctima, y lo siento mucho por ella y su familia", dijo. "Animamos a otras víctimas que pueda haber en nuestra comunidad a que hablen con nosotros", le apoyó el sheriff de Santa Bárbara, Jim Anderson.

El nombre de la víctima que ha vuelto a revivir las oscuras acusaciones contra la estrella del pop no se hará público, así como ningún otro detalle relacionado con ella y su familia. Extraoficialmente, la cadena Court TV, cuya reportera estuvo presente en el registro del rancho "Neverland", asegura que se trata de un niño de 12 años. Según esta fuente no habría sido la familia del chico la que acudió a la Policía, sino la terapeuta que lo atendía, en cumplimiento con sus obligaciones ante la ley de notificarlo. Court TV asegura también que en esta ocasión la familia no está interesada en llegar a un acuerdo económico con el cantante, lo que fue confirmado por el fiscal.

"A diferencia del caso anterior, esta vez no hay ninguna demanda civil ni anticipamos que se presente" dijo satisfecho Sneddon. "Tenemos una víctima muy cooperativa". También Jackson esta vez parece dispuesto a colaborar, según el fiscal.

Toda la Fiscalía de Santa Bár-bara se quedó atada de manos en 1994 cuando la familia de la víctima aceptó retirar los cargos a cambio de 25 millones de dólares. Toda una fortuna que hoy resulta mayor que el monto por el que Sony negocia con Jackson la renovación de su contrato con la discográfica, que expira con el disco presentado el martes.

El radical descenso de su valor discográfico ?de 200 a 20 millones de dólares? refleja la caída en picado del llamado rey del pop durante la última década.

Mediante una declaración emitida a través de su abogado, el cantante sugirió que la intención de esta demanda sea perjudicar el lanzamiento de este disco de grandes éxitos, "Number One", lanzado el mismo día en que se produjo el registro de su rancho.

"El sheriff y yo no seguimos su carrera musical", le desdijo el fiscal. "De hecho, hace tres semanas que pensábamos haber hecho el registro, pero estuvimos muy ocupados con Halloween y tuvimos que posponerlo.

Lo niega todo

Por su parte, el "rey del pop" negó las acusaciones en su contra y las calificó de difamatorias, según un comunicado. Las acusaciones son falsas, "Michael nunca le haría daño a un niño", dijo su publicista, Stuart Backerman. "Se demostrará en los tribunales que estas acusaciones surrealistas y totalmente infundadas son falsas", añadió.

Por otro lado, el comunicado indica que el cantante regresará a Santa Bárbara para enfrentar las acusaciones de abuso sexual. "Michael (Jackson), a través de sus abogados, dirigidos por Mark Geragos, acordó con el fiscal de distrito regresar para afrontar y demostrar inmediatamente que los cargos son infundados", indicó su publicista.

La confianza del fiscal en que en esta ocasión podrá llevar su investigación hasta el final no depende solamente de la cooperación de la víctima, sino de un cambio en la legislación realizado precisamente a raíz del millonario acuerdo con que Michael Jackson compró el silencio de aquel niño de 13 años. "En aquel momento, la ley decía que no se podía forzar al menor a testificar, pero ahora sí podemos", advirtió.

Jackson, que se encontraba con sus hijos en Las Vegas grabando un vídeo, negociaba los requisitos para entregarse. Esto es, quedarse sin pasaporte y pagar tres millones de dólares en concepto de fianza, ya establecida por el juez.