Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Venezuela lleva siete días sin carne de vacuno, que ya no se vende leer

Teodoro Fumero dice ahora desde la cárcel que no mató a Ana Vanessa Roque

El acusado de haber matado a la joven de Arona el pasado 20 de septiembre asegura que confesó el crimen porque fue "coaccionado". Admite que estuvo con la joven la noche de su muerte, pero que luego ella se fue con otros chicos en un coche.
NURIA DÍAZ, S/C de Tenerife
20/nov/03 10:24 AM
Edición impresa

Teodoro Alejo Fumero Reverón, el hombre de 32 años que ingresó el pasado 6 de noviembre en la prisión Tenerife II acusado de haber matado a la joven Ana Vanessa Roque González, negó ayer en una carta dirigida a EL DÍA ser el autor del crimen.

En la misiva, Teodoro Fumero Reverón, que probablemente será juzgado por un tribunal popular, reconoce que la noche en que se produjo el asesinato estuvo con Ana Vanessa, cuyo cuerpo apareció el domingo 21 de septiembre en el margen de la carretera TF-51 que une los núcleos de La Ca-mella y Arona.

No obstante, en este documento subraya que "lo único cierto en el homicidio de Ana Vanessa es que estuve con ella consumiendo boliches y hierba, unos cinco gramos en total". Relata también que esa noche, la del pasado 20 de septiembre, la joven de 23 años y él se dieron "el lote", pero, "de ahí a matarla va mucho".

Asimismo, revela en la carta que "cuando terminamos de fumar y darnos el lote, ella se fue en un Montero blanco que tocó la pita en el barranco". Entonces, recuerda el acusado en el documento, "me dijo que la esperaban los chicos del co-che y ya no la vi más".

Pruebas concluyentes

Teodoro Fumero indica también en la carta enviada a este periódico que el domingo 21, a las once y media de la mañana, se enteró de que habían encontrado a un chica muerta, "pero no supe que era ella hasta un par de días después".

En cuanto a la confesión del crimen que Teodoro Fumero Reverón hizo cuando fue interrogado por los agentes de la Guardia Civil que lo detuvieron, el interno afirma que "todo ha sido bajo coacción de la Policía, desde el martes 4, a las 16:55, hasta el jueves 6, que me trajeron de la comisaría a Tenerife II".

"Yo no soy ningún asesino, y no era la única vez que los dos consumíamos juntos. Que la gente no hable si no sabe", de esta forma Teodoro Fumero concluye esta misiva, en la que además asegura que "hay más cosas que no quiero que salgan".

Teodoro Fumero fue detenido el 4 de noviembre por efectivos de la Policía Judicial de la Guardia Civil del puesto de Playa de las Américas y, después de ser interrogado, fue puesto a disposición del juez del Juzgado de Instrucción Número Uno de Arona, quien de-cretó su ingreso en prisión.

Este arresto fue el primero que se produjo en relación con la muer-te de Ana Vanessa después de más de un mes de investigaciones, en las que los agentes de la Guardia Civil interrogaron a más de 30 personas, que en algunos casos se encontraban fuera del Archi-piélago.

Un asunto de drogas

Asimismo, según los investigadores, las pesquisas determinaron que la muerte de esta chica de 23 años se produjo tras una discusión relacionada con un asunto de drogas que mantuvieron la víctima y el agresor.

La Benemérita indicó en su momento que Teodoro Fumero Reverón confesó durante el interrogatorio ser el único autor del crimen de Ana Vanessa, que según el resultado de la autopsia falleció por asfixia. Sin embargo, el detenido mantiene ahora que hizo esta confesión porque se vio coaccionado por los agentes.

Según el Instituto Armado, las contradicciones en las que incurrió Fumero cuando fue llamado como testigo, pusieron a los agentes so-bre su pista. Posteriormente, el ha-llazgo de una serie de pruebas in-criminatorias y concluyentes recomendaron su detención.

Entre estas pruebas destacan unas muestras de ADN recogidas en el lugar del crimen y que, después de ser cotejadas con unas muestras extraídas al ahora detenido, se demostró que pertenecían al vecino de Arona.

Quince días en prisión

El presunto asesino de Ana Vanessa Roque cumple hoy quince días en prisión, periodo en el que según fuentes del centro penitenciario Tenerife II consultadas por este periódico, no ha protagonizado ningún altercado de importancia. El "Lele", como se le conoce en la zona de Montaña Fría, del barrio aronero de Túnez, donde residía, entró en la tarde del pasado 6 de noviembre en el Módulo de Ingresos de la cárcel. La dirección del centro ha decidido que Teodoro Fumero Reverón permanezca en esta pequeña área junto a otros quince presos, con el fin de preservar su seguridad. Ésta es una medida habitual que se toma con los presos que entran por primera vez en la cárcel, como ocurre con Teodoro Fumero, y que están relacionados con delitos que han tenido cierta repercusión social, como es el caso del asesinato de Ana Vanessa Roque.