Sucesos

La defensa del acusado de matar a un francés en La Pinta alega trastorno mental

El fiscal pide 15 años por un delito de homicidio, ya que el inculpado, tras haber estado bebiendo durante horas con su víctima, le propinó múltiples golpes con pies y puños que acabaron con su vida el 6 de diciembre de 2001 en Las Américas. Los peritos no se pusieron de acuerdo en cuestiones fundamentales.
EL DÍA, S/C de Tenerife
21/nov/03 10:24 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

La sesión celebrada ayer en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife concluyó con los informes del fiscal y de la defensa en el caso de un presunto delito de homicidio del que se acusa a Surendiran M., un broker de la bolsa neoyorquina, natural de Sri Lanka, el cual padece depresiones y paranoia lo que le hace ingerir gran cantidad de alcohol de forma habitual. El día 6 de diciembre de 2001 invitó a un francés que había conocido la tarde-noche del día 5 en un bar, a quedarse en su habitación y quien, en torno a las dos de la mañana comenzó a golpear con los pies y los puños hasta darle muerte, en una habitación del hotel La Pinta de Playa de las Américas.

La jornada de ayer se centró en las pruebas periciales, de las que se desprendió que no había un acuerdo común entre los peritos. Para unos, el acusado golpeó a su víctima sin el ánimo de matarlo. Para otros, el agresor acusó una pérdida total de control.

La alcoholemia estaba mal

El jurado popular, que hoy deberá emitir un veredicto de culpable o no culpable en este caso, escuchó cómo dos peritos que analizaron las pruebas de alcoholemia realizadas al procesado comentaban en la Sala que "no es posible que se den estos resultados, ya que la primera toma es de 0,56 miligramos de etanol por litro de sangre y después de 14 minutos, es de 0,57 cuando debería de ser menor".

La conclusión de los peritos, ante el resultado de dicha toma de muestras, es que está mal hecha.

Asimismo, de las muestras de saliva que analizaron otros tres peritos distintos del Cuerpo Nacional de Policía, se determinó que dicha saliva era del acusado y que estaban manchada con la sangre de la víctima. Asimismo en las ropas analizadas se hallaron tres pelos en la mano izquierda del fallecido.

No se encontraron restos de esperma.

El Ministerio Fiscal, en su turno de informe, mantuvo sus conclusiones y estimó que los hechos ocurridos en el apartamento 123 del hotel La Pinta son propios de un delito de homicidio por lo que solicita 15 años de cárcel y una indemnización de 180.303 euros .

La defensa pide dos años de prisión por homicidio con la atenuante muy cualificada de trastorno mental como alternativa a la vista de que su patrocinado sufre alteraciones paranoides que le hacen beber alcohol y haber perdido el control el 6 de diciembre al sentirse atacado por la víctima ante sus insinuaciones sexuales.

Hoy por la mañana se entregarán las preguntas al jurado popular y, por la tarde, se espera que ya haya veredicto.

Como en un accidente

Los forenses explicaron que los golpes que presentaba el fallecido eran compatibles con los que recibe la víctima de un accidente a 80 kilómetros por hora. Las lesiones causantes de la muerte se localizan en la cabeza, traquea, boca y nariz. Los traumatismos más severos se hallaron en el cráneo y la tráquea. "Esa noche ocurrió algo en la habitación que no le gustó al acusado", dijo un perito. "Es una persona con un delirio que se manifiesta hace años y para defenderse de dicha actitud delirante usa el alcohol como algo terapéutico, ya que piensa que lo persiguen. Lo que ocurrió en la habitación 123 fue visto como un ataque y no tanto como una agresión sexual", dijo otro forense. Según los expertos los trastornos delirantes de la personalidad no se pueden considerar enfermedad mental como tal. Cuando baja a la Recepción del hotel no es consciente de que está manchado de sangre ni de que ha matado, pero lo cierto es que "empezó a pegarle con las manos, el francés intentó huir y se escondió debajo de la cama. El acusado se metió a sacarlo y empezó a darle patadas, lo sacó y lo acorraló en una esquina y siguió golpeándolo hasta matarlo".