Hora última
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Tres nuevas líneas de guaguas mejoran la conectividad de los aeropuertos de Tenerife leer

La boda del Príncipe Felipe y Letizia Ortiz se celebrará el 22 de mayo de 2004

El enlace, que tendrá lugar en la catedral de La Almudena de Madrid a las 12 del mediodía, recibió ayer el apoyo de los obispos españoles, que consideran que no existe impedimento alguno para que se celebre el matrimonio por la Iglesia, a pesar de la condición de divorciada de la prometida.
AGENCIAS, Madrid
22/nov/03 22:54 PM
Edición impresa

La boda del Príncipe de As-turias con su prometida, Le-tizia Ortiz Rocasolano, tendrá lugar el próximo día 22 de mayo de 2004, informó ayer un portavoz de la Casa del Rey.

El enlace matrimonial, co-mo se anunció cuando se hi-zo público el compromiso, se celebrará en la catedral de Nuestra Señora de La Al-mudena, en Madrid, y la ho-ra quedó fijada para las doce del mediodía.

A la determinación de la fecha se pudo llegar después de realizar numerosos contactos y consultas con las distintas instituciones civiles y religiosas, indicó el porta-voz.

Para concretar el día en que tendrá lugar el enlace matrimonial del heredero de la Corona de España, añadió la fuente, ha sido preciso coordinar diversas agendas de actividades de las autoridades, tener en cuenta muy diversos acontecimientos fi-jados con antelación, y hacer compatibles los compromisos de distintas instituciones y autoridades que asistirán al enlace.

El pasado día 1 de no-viembre la Casa del Rey efectuó el anuncio oficial del compromiso matrimonial de Don Felipe y Doña Letizia mediante un comunicado.

Acto público

Cinco días mas tarde, el Príncipe de Asturias, heredero de la Corona española, formalizó en persona su compromiso matrimonial con Doña Letizia, en un acto público en el que ambos se vieron arropados por toda la Familia Real y la familia de la novia.

En aquel acto oficial de petición de mano, celebrado en el Palacio Real de El Par-do, en las cercanías de Ma-drid, la pareja compareció en una multitudinaria sesión fo-tográfica, y ante los periodistas asistentes ambos mantuvieron una distendida conversación.

La boda que tendrá lugar el próximo 22 de mayo de 2004 tiene como principal significado, según afirmó entonces Don Felipe de Borbón, "la continuidad", ya que "permite dar la posibilidad de un eslabón más en la cadena de la dinastía" española y su engarce con la historia.

El enlace del Príncipe y de la joven periodista recibió ayer el apoyo de los obispos españoles.

Los prelados consideran que la boda entre Don Felipe de Borbón y Letizia Ortiz es un "espaldarazo" para el ma-trimonio cristiano, según aseguró ayer el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal española, Juan Antonio Martínez Camino.

Cursillo preparatorio

Para los obispos, el hecho de que Letizia Ortiz esté di-vorciada de su anterior ma-trimonio civil constituye una "situación perfectamente re-gulada desde el punto de vista católico".

Según explicó Martínez Camino, la prometida del Príncipe de Asturias "intentó un matrimonio civil entre bautizados, unión que es inexistente desde el punto de vista canónico", a no ser que la pareja hubiera tenido descendencia.

Por lo tanto, el portavoz de la Conferencia Episcopal española dijo que en este caso concreto "no ha existido ruptura del vínculo matrimonial canónico", de manera que "sería injusto poner impedimentos donde no los hay".

Juan Antonio Martínez Camino aseguró que la Iglesia Católica "no va a pedir ni más ni menos que a cualquier persona" al Príncipe y su prometida.

A este respecto, el portavoz de los obispos anunció que ha sido designada una persona de confianza tanto de la autoridad eclesiástica como de la propia Casa Real para preparar a los contrayentes en una "situación adecuada, igual que a otras parejas" que tienen que realizar el cursillo prematrimonial.