Vivir

Gonzalo Robles, nuevo delegado del Gobierno para la Inmigración

El que hasta ahora estaba al frente del Plan Nacional sobre Drogas aseguró ayer que llevará adelante una política de continuidad en materia de Extranjería, con los objetivos de luchar contra las mafias y favorecer la integración. Releva a Ignacio González, que será vicepresidente en el Gobierno de Madrid.
EFE, Madrid
22/nov/03 22:56 PM
Edición impresa

El Consejo de Ministros nombró ayer nuevo delegado del Gobierno para la Inmigración y la Extranjería a Gonzalo Robles, que releva en este cargo a Ignacio González, que se incorpora al Gobierno de la Comunidad de Madrid. Robles desempeñaba desde 1996 su actual puesto al frente del Plan Nacional sobre Drogas, aunque su trabajo ha estado ligado a la lucha contra la droga desde principios de los años noventa.

En 1983 fue elegido concejal de Madrid por Coalición Popular, y tres años después resultó elegido diputado de Alianza Popular por la provincia de Toledo.

En las elecciones generales de 1989 ocupó el segundo lugar en la candidatura del PP por Salamanca y obtuvo el escaño.

Además, ha sido responsable, dentro del PP, de política de prevención de toxicomanías, portavoz en la comisión Mixta Congreso-Senado contra la Droga y desde abril de 1991 forma parte de la Comisión del Grupo Popular para el estudio de la realidad de las prisiones. Robles también fue el encargado de presentar ante el Congreso, en 1992, la proposición de Ley Orgánica sobre prevención, tratamiento y rehabilitación de la drogodependencia, rechazada por la Cámara.

El 6 de junio de 1993 renovó su acta de diputado por Salamanca tras los comicios legislativos, y fue reelegido en los del 3 de marzo de 1996, fecha en que el PP obtuvo una mayoría simple.

Desde 1996 es delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. Durante su mandato, en 1997, se aprobó el Plan de Medidas contra la Droga, y durante ese mismo ejercicio auspició la creación del Observatorio Español sobre Drogas.

El 5 de febrero del año 2000 cesó a petición propia de este cargo, como establece la Ley Electoral, ya que se presentaba como número dos en las listas del PP en Salamanca para las elecciones generales de marzo.

Conoce los problemas

Tras los citados comicios, en los que fue reelegido diputado, el nuevo gobierno de José María Aznar lo confirmó en el puesto. Por su lucha contra la droga, Robles, nacido en Madrid en 1959, ha sido galardonado en diferentes ocasiones.

Su elección como delegado del Gobierno para la Inmigración y la Extranjería, según explicaron fuentes oficiales, obedece a que tiene un conocimiento directo de la delincuencia organizada en las zonas de paso del Estrecho y las rutas canarias, donde además del tráfico de drogas se produce el tráfico de seres humanos, asunto que se considera uno de los problemas más graves de la inmigración.

Además conoce el funcionamiento del Ministerio del Interior, de la Policía y de la Guardia Civil.

Robles avanzó ayer que llevará adelante una política de continuidad en materia de inmigración, cuyos objetivos son luchar contra las mafias de ilegales, favorecer la integración de las personas que llegan al país y trabajar coordinadamente con la UE. Indicó que todos los países de la UE "tienen la obligación de acertar en sus políticas" migratorias, "una política coherente en el marco europeo, que favorezca la inmigración legal y la lucha contra las mafias".