Santa Cruz de Tenerife

Los menores en situación de riesgo se multiplicaron por seis en el último año

Tres días después de la celebración del Día Mundial de los Derechos del Niño, la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento capitalino presenta la cara oculta de la ciudad. Desde enero hasta octubre se instruyeron 445 expedientes de declaración de riesgo, de los que se confirmaron un total de 165 casos.
HUMBERTO GONAR, Tenerife
23/nov/03 22:58 PM
Edición impresa

En los primeros nueve meses del año 2003, los Servicios Sociales municipales han declarado 165 nuevos casos de menores en situación de riesgo de los 445 expedientes incoados. El dato tendría menor importancia si no fuera por el espectacular incremento que se registra al compararlo con las cifras de años anteriores. En 2002 se confirmaron 24 casos frente a los 165 que se han computado entre enero y octubre últimos.

Una memoria sobre "Atención al Menor", elaborada por el Negociado de Infantil y Familia de la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento capitalino, pone al descubierto que el año pasado se instruyeron 309 expedientes de declaración de riesgo, de los que se declararon 24 situaciones de niños que están indefensos, abandonados o maltratados.

El perfil de un pequeño que precisa apoyo desde la administración es el de un niño que habitualmente no acude a clase y que, quizás, está inmerso en delincuencia y vinculado a la venta de estupefacientes porque pertenece a una familia desestructurada.

El Negociado de Infancia y Familia instruyó un total de 166 expedientes en 2000, confirmándose 8 casos. Al año siguiente, se estudiaron 321 casos y se ratificaron 29 situaciones de riesgo.

"Haciendo un comparativo de estos últimos cuatro años y te-niendo en cuenta que los datos relativos al ejercicio 2003 se refieren únicamente al período enero-octubre, se observa una tendencia claramente ascendente en la curva de demanda de intervención", se hace constar en la memoria.

La mayoría de las solicitudes llegadas a la unidad de Infancia y Familia proceden de la Dirección General de Protección del Menor y Familia del Gobierno de Ca-narias, ocupando un segundo puesto las denuncias de ciudadanos que alertan de casos de absentismo escolar o de casos susceptibles de estudio.

Una vez se confirma el riesgo, la administración local activa políticas de apoyo para reconducir la situación, que pasa por apoyos concretos a la unidad de convivencia, como asistencia social y educativa, así como a la estructura familiar y dinámica relacional.

Según los datos aportados por las citadas fuentes, la intervención de los equipos especializados en riesgo lograron mejoras en 253 casos, si bien 18 menores pasaron a situación de desamparo. Esta declaración supone que la administración se hace cargo de la custodia y formación de los pequeños.

Los expertos en infancia y familia fundamentan su intervención en políticas que garanticen la inserción del pequeño en su entorno. "Lo mejor es que el niño esté con su familia y sólo en casos que sea totalmente inviable conseguir este objetivo pasan a la tutela de la administración", precisan.

Junto a la participación de expertos, "la situación de la familia es un asunto prioritario para la Concejalía de Servicios Sociales de Santa Cruz y la gran asignatura pendiente de todos los vecinos. Aquí todos estamos en deuda con la sociedad", advierten los gestores.