Internacional

Con los tres muertos de ayer EEUU ha perdido 185 soldados en Irak

Desde que el presidente norteamericano, George W. Bush, diera por finalizada la campaña militar, sus tropas sufren a diario los ataques de la resistencia iraquí, que causan bajas en las filas de los aliados y de los colaboradores.
COLPISA, Bagdad
24/nov/03 23:00 PM
Edición impresa

Otros tres soldados norteamericanos han muerto, dos de ellos en Mosul, en las últimas horas en Irak, con lo que ya son 185 los militares estadounidenses caídos en combate desde el final oficial de la guerra.

Asimismo, un grupo de desconocidos asesinó al responsable de la seguridad petrolera en Mosul, Abdelsalam Kanbar, y un antiguo dirigente del partido Baas fue abatido ayer por la mañana cuando se dirigía a una mezquita de la misma ciudad para rezar.

"Podemos confirmar que han muerto dos soldados en el centro de Mosul, pero no tenemos más detalles", anunció ayer en Bagdad el portavoz del Ejército estadounidense en la región, Joshua Hutcheson. Al respecto, la cadena estadounidense Fox afirmó que los soldados murieron degollados en un ataque con arma blanca.

Horas más tarde, otro soldado norteamericano perteneciente a la Cuarta División de Infantería murió y otros dos resultaron heridos después de que su vehículo chocase con un artefacto explosivo al norte de Bagdad, según informó el portavoz militar estadounidense, el coronel Bill MacDonald.

"Formaban parte de un convoy y fueron atacados" en Baaquba, a 60 kilómetros al noreste de Bagdad. "Los heridos se encuentran en estado estable", precisó en la base de la División en Tikrit, antiguo feudo del derrocado presidente Sadam Husein.

Con estas muertes ya son 185 los soldados estadounidenses fallecidos en combate en Irak desde que el pasado 1 de mayo el presidente George W. Bush anunciara oficialmente el final de las principales operaciones militares en Irak.

Como ya es habitual, la resistencia no se ha limitado a atacar a los militares, y ha continuado con sus acciones contra los iraquíes que trabajan en colaboración con la coalición. El coronel de policía encargado de la seguridad petrolera en Mosul, Abdelsalam Kanbar, fue asesinado anoche por disparos de desconocidos.

En medio de la violencia de cada día, la coalición ha decidido suspender los vuelos civiles en el aeropuerto de Bagdad después de que el sábado un misil alcanzara un aparato Airbus de la compañía DHL, que se vio obligado a hacer un aterrizaje de emergencia, según anunció un portavoz militar, Martin Kimmitt.

Se ha decretado "una suspensión de los vuelos de aviones civiles de la Royal Jordanian y de DHL, a la espera de los resultados de la investigación", señaló el portavoz, que añadió que "los vuelos militares van a continuar".

Ante la pregunta sobre si es la coalición militar la que ha ordenado esta suspensión, el portavoz respondió de forma afirmativa.

Asimismo, ayer se informó de la detención en Kirkuk de tres turcos sospechosos de estar implicados en el atentado con coche bomba del pasado jueves contra las oficinas de partidos kurdos. Ese día, cinco iraquíes, entre ellos tres niños, murieron y más de treinta personas resultaron heridas por el estallido de un coche bomba que embistió una barrera de control cercana a las oficinas de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) y del Partido Democrático de Kurdistán (PDK). "Nuestras milicias, en colaboración con la oficina iraquí de investigaciones (KBI), detuvieron a tres turcos sospechosos de estar implicados", declaró un responsable de la UPK, Ramadán Rachid Moiedín.