Actualidad

El PSOE recupera la presidencia de la FEMP después de 8 años en manos del PP

La propuesta de los populares para rechazar el plan Ibarretxe y apoyar la Constitución tiró por tierra la lista de consenso que suscribieron antes todos los partidos y que reservaba una vicepresidencia a CC.
AGENCIAS, Madrid
24/nov/03 14:14 PM
Edición impresa

El alcalde socialista de La Coruña, Francisco Vázquez, fue elegido ayer nuevo presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) con 14.328 votos frente a los 12.578 de la candidata del PP, Rita Barberá. De esta forma, el PSOE vuelve a hacerse con la presidencia de la federación municipal, que hasta ayer estuvo en manos del PP durante ocho años.

Vázquez, que sustituye en el cargo a Barberá obtuvo el apoyo de todos los grupos, excepto el PP y Coalición Canaria (CC), que votaron por Barberá, y ERC que se abstuvo, en la VIII Asamblea de la FEMP.

En virtud de los Estatutos de la FEMP, Rita Barberá ocupará la vicepresidencia primera por ser cabeza de lista de la otra candidatura, mientras que la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar (IU), número dos de la lista de Vázquez, será vicepresidenta segunda.

Vázquez logró una diferencia de 1.750 votos en una asamblea en la que se habían acreditado 27.480 votos en representación de más de 6.600 ayuntamientos, diputaciones, cabildos y consejos de toda España.

La Ejecutiva queda constituida por trece miembros de la lista que encabezaba Vázquez (9 del PSOE y uno de IU, CiU, PAR y PA) y doce de la que lideraba Barberá (11 del PP y uno de CC). Participarán como miembros de este órgano los alcaldes de Tegueste, Vidal Suárez, y de Las Palmas, Josefa Luzardo.

El Consejo Federal queda compuesto por 32 representantes de las listas del PSOE y otros grupos y por 29 de la lista del PP y CC, a los que se suman los miembros de la Comisión Ejecutiva.

Una sesión bronca

La elección del veterano político gallego no fue, ni mucho menos, tan fácil como se preveía. Es más, se convirtió en la asamblea más controvertida de su historia, después de que una moción de última hora del PP ?apadrinada por el regidor de Vitoria, Alfonso Alonso? contra el plan Ibarretxe hiciese saltar por los aires el esfuerzo de horas de negociación durante el sábado para sacar adelante una candidatura única de integración con representación de peso de todos los partidos mayoritarios.

Esa lista de consenso establecía una presidencia y tres vicepresidencias, de las que reservaba una para el alcalde de CC, Vidal Suárez. Al final, los munícipes se vieron forzados a elegir entre las listas presentadas por PP y PSOE.

Fueron Esquerra Republicana de Catalunya, CiU e Izquierda Unida los que, desde el inicio, dieron por roto el pacto alcanzado el sábado después de que el PP, que de manera unilateral había presentado la moción para instar al jefe del Ejecutivo vasco a retirar su proyecto soberanista y en defensa de la Constitución, se negara a anular su proposición.

Finalmente, la propuesta del PP fue rechazada con los votos del resto de los partidos, a excepción de Coalición Canaria. El PSOE, para mostrar su enfado por la ruptura del consenso que provocaba la moción de Alonso, se decantó en contra del texto propuesto por los populares dando por finiquitado el acuerdo de consenso, en lo que fue la antesala de la votación para elegir los miembros de la Ejecutiva, en la que el PP se llevó el segundo varapalo del día.

La candidatura del alcalde socialista de La Coruña aunó a sus propios compañeros de filas así como a Izquierda Unida, formación a la que el PSOE comprometió en "número dos", CiU, Partido Andalucista, Partido Regionalista de Aragón, Esquerra Republicana de Catalunya, Iniciativa per Catalunya y Chunta Aragonesista.

En 1995, el PP consiguió por primera vez la presidencia de la federación y fue la primera ocasión en que los alcaldes tuvieron que elegir entre dos listas, ya que la tradición anterior era elaborar una única candidatura de consenso en torno al partido ganador de las municipales.