Sucesos

La "Centinela" atracó ayer en Las Palmas con 1.500 kilos de cocaína

El buque de la Armada, junto a los Geos y Vigilancia Aduanera, interceptaba al "Doña Rosa" y detenía a 9 tripulantes el día 16. Javier Ballesteros apuntó que con este alijo ya son 10.380 kilos de cocaína los incautados este año.
EFE, Las Palmas
26/nov/03 10:24 AM
Edición impresa

La patrullera de la Armada "Centinela" atracó ayer en la Base Naval de Las Palmas con 1.500 kilos de cocaína a bordo y los nueve tripulantes del buque "Doña Rosa", detenidos en una operación antidrogas realizada en aguas internacionales el día 16 de noviembre.

El jefe Superior de Policía de Canarias, Javier Ballesteros, explicó que el abordaje, que se produjo a 2.000 millas, se efectuó a las cinco de la madrugada sin incidentes, ya que los tripulantes no opusieron resistencia una vez que los agentes se identificaron.

Las lanchas se aproximaron al barco "Doña Rosa" con personal del Servicio de Vigilancia Aduanera y agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEOS) procedentes de Guadalajara, donde tiene base un equipo especializado en el asalto y abordaje de embarcaciones.

"No hubo ningún problema, también porque se hace muy sincronizado y con mucha perfección", aseguró Ballesteros, quien informó que, con este alijo distribuido en 50 fardos, la cocaína incautada y trasladada a Canarias asciende este año a 10.380 kilos, a los que se suman 3.000 de hachís.

Ballesteros destacó que la operación se inició hace seis meses y que a los nueve tripulantes detenidos en alta mar se suman otros cuatro detenidos en Galicia, entre ellos el responsable y capo gallego Ramiro Somoza, reclamado por la justicia desde el año 1994.

Caen los capos

Somoza fue también el responsable de la operación que se saldó con la intervención de tres toneladas de cocaína el pasado mes de julio en el barco "Caridad C", agregó. El cabecilla de esta organización "es un hombre que siempre ha estado dedicado al tráfico de droga", añadió Ballesteros, quien contó que Somoza se dedicaba al contrabando de tabaco hasta que empezó a operar a las órdenes de Sito Miñanco.

"El clan Miñanco y el de los Charlines son clanes de drogas perfectamente identificados, de modo que debemos felicitarnos porque él es uno de los cuatro detenidos" en Galicia. La droga que se interviene en alta mar se produce en un triángulo de entre 2.000 y 3.000 kilómetros, que es la zona de paso de la droga procedente de Sudamérica, apuntó.

En Tenerife y La Palma

Parte de los 10.380 kilos de cocaína aprehendida en el Archipiélago ha sido destruida en Tenerife y una pequeña parte en La Palma, aunque en la Jefatura Superior de Policía en Las Palmas de Gran Canaria se almacena la que no ha sido desviada a otras islas, ya que la última destrucción de droga que se produjo en Gran Canaria fue en diciembre. Ballesteros dijo que espera que la próxima semana se pueda proceder a la destrucción de la droga que se acumula en las dependencias policiales.

El jefe Superior, quien explicó que en Tenerife la destrucción se produce en un horno y en Gran Canaria al aire libre, dijo que la tardanza en la quema se produce porque la Autoridad Judicial y el Ministerio Fiscal deben autorizar esta destrucción una vez que se han realizado los análisis necesarios.

Incidió en la necesidad de tomar todas las garantías "para que no haya ninguna pega por parte de los abogados defensores", ya que "cualquier fallo en el pesaje, determinación de la naturaleza puede dar lugar a impugnaciones y se puede echar abajo una labor costosa y que dura meses y años".

En cuanto al barco asaltado, explicó, llegará remolcado a Canarias dentro de 4 días, aunque aún se desconoce si será atracado en la Base Naval, en el Muelle Deportivo de grancanaria o en el puerto comercial. En cualquier caso, Ballesteros reconoció que "desgraciadamente" el "Doña Rosa será otro de los barcos que se acumulan" en el litoral de la capital grancanaria, ya que "los procesos judiciales duran años y habrá que tenerlo durante el tiempo que dure el juicio y hasta que la Autoridad Judicial determine la venta en pública subasta o la destrucción".