Jornada Deportiva

El Salón del Automóvil de Canarias abrió sus puertas con novedades


JORNADA, S/C de Tenerife
26/nov/03 12:48 PM
Edición impresa

La tercera edición del Salón del Automóvil de Canarias concentrará hasta el próximo domingo la atención de aficionados y seguidores arduos de novedades y primicias en el sector de la automoción, en el Centro Internacional de Ferias y Congresos de Santa Cruz de Tenerife. El acto de apertura tuvo lugar ayer y estuvo presidido por el presidente del Cabildo Insular de Tenerife, Ricardo Melchior.

Consolidada como una de las ferias más significativas de la Isla y como gran encuentro del sector en el ámbito regional, la muestra canaria mostrará a lo largo y ancho de sus 18.000 metros cuadrados las últimas apuestas de fabricantes y distribuidores, que este año acuden, de nuevo, de forma masiva.

A las marcas de automóviles, motos y vehículos industriales, se les unirán empresas auxiliares del sector, lo que propicia una visión global de la fuerza que tiene el mundo del motor y sus efectos multiplicadores en la economía.

Como en sus anteriores ediciones, el Salón se convertirá en un foro en el que aficionados y profesionales disfrutarán de las ventajas que supone reunir en un mismo punto a toda la industria automovilística, a la vez que apreciarán la innovación tecnológica y comercial, calidad e inmediatez en el servicio y la más extensa y variada oferta que se haya visto nunca en el Archipiélago.

Récord de asistencia

El Salón nació en 1997 como una apuesta conjunta de APEICA y la Institución Ferial de Tenerife y despertó un gran entusiasmo del público. Más de 62.000 personas recorrieron en su última edición el interior del Centro Internacional de Ferias y Congresos.

Durante seis días, volverá a convertirse en una gran superficie comercial, donde utilitarios, sedan, deportivos y ejemplares que anuncian largas listas de espera para poderse hacer con uno de ellos, compartirán espacio con complementos, recambios y una amplia representación de la industria auxiliar. Ayer arrancó el espectáculo.