Internacional

Tropas de EEUU detienen a una esposa y a la hija del cerebro de la resistencia iraquí

Soldados norteamericanos estrecharon ayer el cerco en torno al número 2 del régimen de Sadam Husein, el ex vicepresidente Izzat Ibahim Al Douri, del que Washington sospecha que dirige los ataques de la guerrilla. EEUU cree que Sadam se encuentra en el país, pero que no es responsable de los atentados.
EFE, Bagdad
27/nov/03 23:09 PM
Edición impresa

Las fuerzas de EEUU detuvieron a una de las esposas e hijas del ex vicepresidente Izzat Ibahim Al Douri, el iraquí más buscado después de Sadam Husein, y al sur de Bagdad llevaron a cabo una amplia operación militar contra la resistencia.

Janar Majd Jalil Ibrahim, y su hija Alba fueron apresadas junto al hijo del médico de Al Douri cerca de la ciudad de Samarra, en el conflictivo triángulo suní, indicó el te-niente coronel Willian McDonald.

Los dos familiares de Al Douri y el varón identificado como Adel Al Juraisi, fueron sorprendidos en una casa de campo por soldados de las unidades de asalto de IV División de Infantería, con cuartel ge-neral en Tikrit, y luego trasladados a un lugar no revelado para ser interrogados.

El mando central de las fuerzas EEUU en Irak sospecha que Al Douri, el número seis de la lista de los 55 iraquíes más buscados, es quien ha coordinado algunos de los últimos ataques de la resistencia contra helicópteros, convoyes y bases estadounidenses.

Nuevo atentado

El segundo jefe de operaciones militares, general Mark Kimmit, señaló la pasada semana que las tropas de EEUU han intensificado la búsqueda de Al Douri, de 61 años, y que iban estrechando el cerco en torno al fugitivo, aunque la detención de su esposa e hija parece no haber arrojado nuevas pistas sobre su paradero.

La operación refuerza las expectativas en torno a la captura del propio dictador.

"Creemos que Sadam se mueve mucho, probablemente no tenga tiempo para coordinar los ataques, y haremos que siga corriendo para que no se sienta cómodo", dijo el general Raymond Odierno.

Mientras en Bagdad, las fuerzas de EEUU se incautaron de varios centenares de cohetes anticarro, otras municiones y armas ligeras durante la amplia operación de búsqueda que efectuaron unos 2.000 efectivos en dos distritos situados al sur de la capital.

"Estamos limpiando las factorías y casas de esos barrios de explosivos y armas", dijo el portavoz militar, capitán, Leo Coddington.

Coincidiendo con la amplía operación de búsqueda y la presencia en Bagdad, del secretario británico de Exteriores, Jack Straw, los insurgentes dispararon tres cohetes contra el recinto fortificado en el que se encuentran las dependencias oficiales de la coalición.