Nacional

Trillo atribuye el asesinato de los agentes del CNI en Irak a un acto de traición

Los cuerpos de los espías muertos el sábado serán enterrados hoy tras la celebración de un funeral de Estado en la capilla de la sede de los servicios secretos al que asistirán los Reyes. La oposición denuncia la coincidencia de este acto con la comparecencia de Aznar en el Congreso para explicar lo sucedido.
AGENCIAS, Madrid
2/dic/03 23:25 PM
Edición impresa

Los siete agentes del Centro Nacional de Inteligencia asesinados el sábado en Irak, cuyas capillas ardientes se instalaron ayer, fueron víctimas de "un soplo, una delación o una traición", según el ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa.

En declaraciones a diversos medios de comunicación, el titular de Defensa negó ayer que los agentes de inteligencia muertos en Irak fueran llamando la atención o se comportaran con imprudencia, y atribuyó el ataque a una posible "traición".

El ministro indicó que podría existir un vínculo entre la emboscada del sábado y la muerte de José Antonio Bernal, sargento primero del Aire adscrito al CNI, asesinado en el centro de Bagdad el 9 de octubre "por gente que sabía dónde vivía y a los que él abrió la puerta".

Además, Trillo, no descartó que los cuerpos de los siete agentes del CNI fueran quemados después de su asesinato, dado que algunos de los cuerpos están "especialmente dañados y carbonizados", circunstancia que dificultó su identificación y obligó a retrasar la instalación de los velatorios y los funerales.

Precisamente, siete sobrios velatorios instalados en el Hospital Militar Central acogieron a las familias, autoridades y agentes del servicio secreto que acudieron a llorar a los caídos.

No hubo capilla ardiente, ni muestras públicas de dolor oficial, ni se permitió a los ciudadanos desfilar ante los cadáveres de sus militares caídos en tierras iraquíes.

Los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía y el Príncipe de Asturias asistirán hoy al funeral de Estado en memoria de los agentes.

Al término del acto, el Rey impondrá a los fallecidos la Cruz de Oficial de la Orden del Mérito Civil.

Por otro lado, y el mismo día de los funerales, el presidente del Gobierno, José María Aznar, comparecerá ante el Congreso de los Diputados para informar de los hechos que rodearon la muerte de los siete agentes.

La comparecencia fue ayer criticada por los partidos de la oposición, que consideran inoportuna su coincidencia con los funerales y el luto debido a los fallecidos.

Además, el secretario de Libertades Públicas del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, aseguró ayer en Lanzarote que su formación pedirá al Gobierno responsabilidades políticas por estas muertes.