Venezuela

Liberado Eladio Alonso tras un acuerdo de la familia con sus secuestradores

Después de permanecer 33 días en cautividad malviviendo en los montes y comiendo apenas arroz, el ganadero tinerfeño recuperó la libertad el pasado domingo. Su intención es vender sus pertenencias en Venezuela y regresar cuanto antes al Archipiélago con su mujer y sus hijos.
EL DÍA/EFE, S/C de Tenerife
2/dic/03 23:26 PM
Edición impresa

Después de que se alcanzara un acuerdo económico con el grupo que lo tenía retenido, el ganadero tinerfeño Eladio Antonio Alonso Angulo recuperó la libertad el pasado domingo.

A las 20:30 de la tarde fue abandonado por sus captores muy cerca del lugar en el que apareció la camioneta tras el secuestro, producido el pasado 29 de octubre en su finca El Esfuerzo, en la carretera general entre Ospino y Guanare.

Vivo, aunque con varios kilos de menos, permaneció retenido 33 días por un grupo de 5 personas que lo trataron "bien, aunque estuvo mal alimentado, con apenas algo de arroz para comer", según relató a EL DÍA su tío Silverio Alonso, que pudo hablar ayer con su sobrino.

Según su versión de los hechos, este tinerfeño, de 35 años y natural de Los Realejos, permaneció en un mismo sitio, en pleno monte, durante su cautiverio, recluido en una tienda de campaña que ocultaban de vez en cuando y estuvo vigilado siempre por una misma persona.

La familia asegura que el móvil del secuestro fue económico y que fue llevado a cabo por delincuentes especializados en este tipo de acciones.

Según su tío, Eladio Alonso ha comunicado a su familia la intención de abandonar Venezuela y de regresar a Canarias con su mujer y sus hijos, después de vender su hacienda, que tiene una superficie de 7.000 hectáreas y 7.500 reses.

En cualquier caso, y a la espera de llevar a cabo estos planes, el ganadero viajará a las Islas en las próximas semanas.

El secuestro del ganadero se produjo el pasado 29 de octubre cuando el grupo de delincuentes llegó a "El Esfuerzo" de Valle Verde, cerca de Ospino, a 385 kilómetros al suroeste de Caracas, por la mañana y, tras maniatar a los trabajadores que estaban en torno a la vivienda principal, se llevó a Alonso en una camioneta todoterreno de color gris.

El vehículo fue abandonado después a unos 20 kilómetros, en la autopista José Antonio Páez, a la altura del poblado Las Tinajitas, donde, según testigos, fue sustituido por otro automóvil azul oscuro.