Sucesos

El TC dice que la Subdelegación viola el derecho de reunión

La sentencia afirma que la institución no respetó el derecho de manifestación y reunión al impedir que la Plataforma de Apoyo al Pueblo Saharaui instalase una mesa para recaudar fondos en la plaza de la Basílica de Candelaria.
EFE, S/C de Tenerife
5/dic/03 10:25 AM
Edición impresa

EFE, S/C de Tenerife

El Tribunal Constitucional ha dictado una sentencia en la que afirma que la Subdelegación del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife vulneró los derechos de reunión y de tutela judicial efectiva, al impedir que se instalase una mesa para recaudar fondos para ayuda médica para los niños saharauis.

Así lo indicó el coordinador de Izquierda Unida Canaria (IUC) en Tenerife, Ramón Trujillo, quien informó de que el Tribunal Constitucional, que emitió la citada sentencia el 27 de octubre de este año, anula además la resolución que al respecto dictó la Subdelegación del Gobierno y un fallo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que avalaba dicha decisión.

Según Ramón Trujillo, en la sentencia se afirma que la Subdelegación ha violado los preceptos de la Constitución en lo referente al derecho de manifestación y reunión, al impedir que la Plataforma de Apoyo al Pueblo Saharaui instalase una mesa para recaudar fondos en la plaza de la basílica de Candelaria.

Los integrantes de dicha plataforma habían convocado ese acto benéfico para el 4 de noviembre de 2001, por lo que comunicaron su intención a la Subdelegación del Gobierno el 20 de octubre del mismo año. La Subdelegación respondió el 31 de octubre que autorizaba la reunión, pero prohibió la instalación de la mesa y de una tienda típica saharaui o "jaima", así como el uso de megafonía en el citado municipio para hacer publicidad del acto.

De acuerdo al coordinador insular de IUC, la Subdelegación argumentó que la mesa de petición de donativos y la "jaima" podrían obstaculizar el tránsito de personas y no eran necesarias para el objetivo del acto, mientras que la megafonía podría interferir en el desarrollo de las celebraciones litúrgicas de la basílica.

Ante esta resolución, y al entender que estas limitaciones "descafeinaban" el contenido del acto, los miembros de la plataforma recurrieron ante el TSJC, que avaló la postura de la Subdelegación.

Sin embargo, el TC anuló tanto la resolución de la Subdelegación como el fallo del TSJC por entender que ambas violan derechos fundamentales y su decisión equivale a negar el de reunión.