Canarias

Martín plantea un cambio constitucional sobre la acción del Ejército en el exterior

El presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín, lanzó ayer una propuesta de reforma constitucional para exigir la aprobación en las Cortes de intervenciones militares en el extranjero. Abogó, además, por convertir el Senado en una cámara territorial y suprimir el privilegio del hombre en la sucesión al Trono.
CARLOS VEGA, S/C de Tfe.
5/dic/03 16:39 PM
Edición impresa

El presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín, lanzó ayer una propuesta de reforma constitucional para establecer la exigencia de que cualquier intervención del Ejército español en el exterior se apruebe en las Cortes por una mayoría cualificada de tres quintos.

Adán Martín justificó esa posible modificación del artículo 94, durante su discurso en el acto institucional del Parlamento canario con motivo del 25 aniversario de la Constitución, en que la política exterior en "un régimen político no presidencialista como el nuestro" debe ser "fruto de un consenso entre los partidos".

Asimismo, indicó que con esta reforma, que se acometería "cuando las circunstancias permitan un debate sosegado y tranquilo sobre posibles cambios constitucionales", se podría "poner límites a situaciones muy dolorosas como las que están en la mente de todos", en clara referencia a la intervención española en el conflicto de Irak.

El presidente del Gobierno, integrado por CC y PP, defendió también una revisión de la Carta Magna para convertir el Senado en una "verdadera cámara de representación territorial".

Cuestionó, además, el encaje en la Constitución, pasado ya el umbral del siglo XXI, "del privilegio del hombre frente a la mujer" en la sucesión al Trono.

Subrayó que cuando se acometa una revisión del texto constitucional tendrá que permitir "un aumento del ámbito competencial y del autogobierno de los pueblos de España".

Adán Martín abogó, antes de afrontar una reforma constitucional en profundidad, por agotar el techo competencial de la Carta Magna, para lo que exigió al Estado "una interpretación más flexible de la Constitución de 1978".

Al respecto, indicó que una "interpretación restrictiva de la Carta Magna sólo conduce al desencuentro y la confrontación".

Contra los separatistas

El presidente canario defendió el "debate sosegado" y el "camino del consenso" como las vías para impulsar el proyecto constitucional y avanzar en su reforma, frente a los que "asumen de forma insolidaria posiciones separatistas y hasta disgregadoras del sistema político y social vigente".

Por su parte, el presidente del Parlamento de Canarias, Gabriel Mato, señaló en su discurso que, veinticinco años después, la Constitución "sigue estando hoy plenamente vigente" y "debemos renovar nuestro compromiso solemne" con el texto constitucional.

Ante los que "claman por su reforma", Mato, del PP, indicó que la Carta Magna "supone un esfuerzo conciliador que no podemos permitirnos el lujo de desaprovechar".

El presidente de la Cámara regional realizó un llamamiento al consenso "para no debilitar la unidad de una nación plural como es España con la yuxtaposición de guetos basados en etnias o ventajismos económicos".

Mato culminó su intervención con el mensaje de que la Constitución de 1978 "contiene recursos suficientes para abordar los problemas de nuestra moderna sociedad".