Santa Cruz de Tenerife

La llaga de Taborno

Siete concejales fueron ayer de excursión a Anaga para conocer las obras del radar. Ni es militar, ni depende para la seguridad del aeropuerto, le explicaron responsables de Aena. Para el PSOE, habrá impacto visual. Aprovecharon la compañía de Díaz Guerra para demostrarle el daño en la flora.
MÉNDEZ/GONAR, Tenerife
5/dic/03 23:35 PM
Edición impresa

Siete concejales del Ayuntamiento cambiaron ayer sus respectivas indumentarias de traje y corbata por vaqueros y botas camperas, un vestuario más propio para la visita oficial "y secreta" que realizaron sus señorías a las instalaciones del radar de Taborno.

No hubo coche oficial, ni canciones para amenizar el recorrido. Ni tan siquiera un simple bocadillo de chorizo de perro o una lata de refresco. La expedición fue transportada en los vehículos de Medio Ambiente. Así, las ilustres cabezas se podían ver tras los cristales y sobre la leyenda estampada en la puerta de los turismos que dice: "Santa Cruz, naturalmente".

Como compañeros de viaje, oposición y gobierno. Junto al socialista Ramiro Cuende, el promotor de la excursión, Francisco Tovar y Machuchi Pardillo. También hicieron viaje juntos, como es habitual desde la firma del pacto, el titular de Medio Ambiente, Guillermo Díaz Guerra, Juan Manuel Brito Arceo, de Patrimonio y Archivo, ambos del PP, y el edil nacionalista de Infraestructuras y Obras, José Domínguez Pastor, aunque este último fue cogido al lazo cinco minutos antes de que partiera la expedición hacia Anaga. Sólo faltó a la cita el PNC.

Ya en el lugar, las autoridades no fueron saludadas por el guardián y el perro pastor que sorprendió a ecologistas y periodistas cuando nos colamos hace unos meses para ver el estado de las obras. Antes bien, fueron recibidas por el director de Aena para Canarias y por el jefe del sector de Canarias Occidental.

La jornada de puertas abiertas que se celebraron ayer en Taborno permitieron a los munícipes hasta darse un paseo por las "catacumbas" de la instalación aeroportuaria. Según el portavoz adjunto del PSOE, Francisco Tovar, "hemos podido comprobar que el radar va a tener un alto impacto visual, pues se elevará unos 12 metros sobre la cumbre de Taborno y será visible desde muchos lugares de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna".

De las explicaciones facilitadas por Aena, los políticos concluyeron que "el radar se instala donde estaba el VOR porque esos terrenos son propiedad de Aena. Otra alternativa hubiera supuesto abrir expedientes y dilatar el proceso en el tiempo. Era la solución más rápida, aunque se pudieran contemplar otras alternativas".

Los socialistas mostraron su satisfacción cuando los especialistas les confirmaron que "el radar no se justifica por la seguridad en el aeropuerto del Norte. Ni es una instalación militar, ni se precisa para su seguridad. Sólo es un dispositivo para aumentar la operatividad: un medio de apoyo".

El PSOE sí cargó las tintas cuando "metió" sus dedos en las llagas de Taborno e hizo constar al concejal de Medio Ambiente ?el mismo que desmintió hace 15 días ante el pleno el destrozo en la flora? los desperfectos que palmaron en el perímetro del radar, a lo que Díaz Guerra respondió con un lacónico: "Esto no estaba así cuando yo vine hace 15 días".