Nacional

Arzalluz hace apología de la ?rebelión? ante el ?deterioro de la democracia?

El presidente del PNV aseguró ayer que la manifestación organizada el pasado jueves en apoyo del presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, fue "una forma de enseñar los dientes" y advirtió de que "hay muchos medios para sacudir a un Estado que obra mal".
EFE, Bilbao/San Sebastián
7/dic/03 23:41 PM
Edición impresa

EFE, Bilbao/San Sebastián

El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, afirmó hoy en Bilbao que "cuando la democracia se anula" hay "derecho no sólo a la resistencia, sino a la rebelión, guardando la medida de hasta qué punto se está estropeando la democracia", y en España, dijo, "se está deteriorando a marchas forzadas".

Arzalluz hizo estas declaraciones en una conferencia de prensa en la que el PNV contestó al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) por la nota que emitió tras la concentración celebrada el pasado miércoles ante el Palacio de Justicia de Bilbao durante la toma de declaración del presidente del Parlamento Vasco, Juan María Atutxa, y los miembros de la Mesa de esta Cámara Gorka Knorr y Kontxi Bilbao, por la querella motivada por su negativa a disolver al grupo parlamentario de la ilegalizada Batasuna.

En su nota, la Sala de Gobierno del TSJPV consideró que la actuación de manifestantes ante el Palacio de Justicia produjo el efecto de "deslegitimar al Poder Judicial" ante la opinión pública.

"Sin intención de polemizar"

El PNV puntualizó ayer, sin intención de "polemizar", que la concentración fue "pacífica, legal y respetuosa con los órganos judiciales" del TSJPV y que no tuvo ningún ánimo de "presionar" a este tribunal, sino mostrar su "solidaridad con tres personas querelladas injustamente".

Arzalluz señaló que "si algo necesitaban los querellados era apoyo popular ante un abuso manifiesto"; precisó que sólo fueron convocados a la concentración los cargos públicos y que las demás personas acudieron "espontáneamente"; y aseguró que "se pidió permiso a la autoridad" para celebrar el acto, luego "fue legal".

Respecto a su protagonismo en el acto al animar a los concentrados a entonar el "Eusko Gudari" (himno al soldado vasco), el presidente del PNV dijo que fue una "respuesta a la agresión del Estado" y una manera de "enseñar los dientes".

Arzalluz insistió en que, si el proceso contra Atutxa, Knorr y Bilbao continua y son condenados, habrá "alarma social, pero gorda" y manifestó que "lo que nosotros no haremos será ni usar la gasolina ni andar amedrentando a nadie, pero hay muchos medios para sacudir a un Estado que obra mal".

El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, afirmó hoy en Bilbao que "cuando la democracia se anula" hay "derecho no sólo a la resistencia, sino a la rebelión, guardando la medida de hasta qué punto se está estropeando la democracia", y en España, dijo, "se está deteriorando a marchas forzadas".

Arzalluz hizo estas declaraciones en una conferencia de prensa en la que el PNV contestó al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) por la nota que emitió tras la concentración celebrada el pasado miércoles ante el Palacio de Justicia de Bilbao durante la toma de declaración del presidente del Parlamento Vasco, Juan María Atutxa, y los miembros de la Mesa de esta Cámara Gorka Knorr y Kontxi Bilbao, por la querella motivada por su negativa a disolver al grupo parlamentario de la ilegalizada Batasuna.

En su nota, la Sala de Gobierno del TSJPV consideró que la actuación de manifestantes ante el Palacio de Justicia produjo el efecto de "deslegitimar al Poder Judicial" ante la opinión pública.

El PNV puntualizó ayer, sin intención de "polemizar", que la concentración fue "pacífica, legal y respetuosa con los órganos judiciales" del TSJPV y que no tuvo ningún ánimo de "presionar" a este tribunal, sino mostrar su "solidaridad con tres personas querelladas injustamente".

Arzalluz señaló que "si algo necesitaban los querellados era apoyo popular ante un abuso manifiesto"; precisó que sólo fueron convocados a la concentración los cargos públicos y que las demás personas acudieron "espontáneamente"; y aseguró que "se pidió permiso a la autoridad" para celebrar el acto, luego "fue legal".

Respecto a su protagonismo en el acto al animar a los concentrados a entonar el "Eusko Gudari" (himno al soldado vasco), el presidente del PNV dijo que fue una "respuesta a la agresión del Estado" y una manera de "enseñar los dientes".

Arzalluz insistió en que, si el proceso contra Atutxa, Knorr y Bilbao continua y son condenados, habrá "alarma social, pero gorda" y manifestó que "lo que nosotros no haremos será ni usar la gasolina ni andar amedrentando a nadie, pero hay muchos medios para sacudir a un Estado que obra mal".

Ataque a un concejal

Desconocidos arrojaron ayer un cóctel molotov contra la vivienda de la concejal socialista en Azpeitia, Manuela Uranga, lo que originó un pequeño incendio que no causó daños materiales de importancia, informó el departamento vasco de Interior y el PSE/EE. El ataque se registró sobre las 00:15 horas del viernes al sábado, cuando un artefacto incendiario impactó contra la ventana del domicilio en el que vive la víctima que, al parecer, no se encontraba en la casa. El cóctel causó un pequeño incendio que fue sofocado por agentes de la Policía Local de este municipio, por lo que los daños se redujeron al ennegrecimiento de la persiana y de parte de la fachada, indicó Interior. Fuentes del PSE/EE precisaron que esta concejal, que cumple su primer mandato, ha recibido varios ataques y amenazas anteriormente, incluso en la legislatura pasada, cuando el PSE/EE no tenía representación en el Ayuntamiento de Azpeitia.