Vivir

Aumenta en España el número de casos de tuberculosis, un bacilo emergente

Es una infección que hasta hace poco se relacionaba de forma casi exclusiva con los países más pobres, un error que se ha puesto de manifiesto desde hace unos años en los países desarrollados, que registran un claro incremento en la cifra de afectados. La UE se plantea acciones comunes para combartirla.
EFE, Madrid
7/dic/03 23:42 PM
Edición impresa

Debido a las migraciones masivas procedentes de países menos desarrollados donde la enfermedad todavía es endémica, el bacilo de la tuberculosis es un mal emergente que se cuela por las fronteras de los países con rentas elevadas, que se creían al margen del problema.

El grupo de trabajo de la Unidad de Investigación en Tuberculosis en Barcelona ha elaborado un documento de consenso publicado en la revista "Medicina Clínica", que trata de establecer las pautas de actuación más adecuadas frente al problema de la tuberculosis importada, tanto por los inmigrantes procedentes de países con mucha incidencia como en viajeros y cooperantes que provienen de estos países, que coinciden con los que tienen rentas más bajas.

El informe destaca el importante aumento que ha experimentado la tuberculosis en España, una situación que se prevé se mantenga en los próximos años, y propone mejoras en la atención sanitaria de los inmigrantes para el control de la infección.

Los expertos en tuberculosis proponen a las autoridades sanitarias que se alcance un consenso con las países vecinos de la Unión Europea, a fin de adoptar acciones comunes para un control más eficaz de la tuberculosis importada.

Los especialistas proponen facilitar el rápido acceso de los inmigrantes al sistema sanitario, mediante una obtención más ágil de la tarjeta sanitaria y recurrir a los agentes comunitarios de salud y a los mediadores culturales si se prevén dificultades en los trámites de empadronamiento, falta de pasaporte o problemas idiomáticos.

En el primer contacto sanitario se propone incluir un cribado para la tuberculosis que favorezca la detección temprana y el tratamiento de los enfermos.

También proponen favorecer las investigaciones en el campo de la biología molecular para mejorar las estrategias de prevención y el control de la tuberculosis.

La Sociedad Madrileña de Neumología Clínica y Cirugía Torácica coincide en destacar el aumento de las tasas españolas de tuberculosis, con cerca de 15.000 nuevos afectados al año, de los cuales el 34% se consideran muy contagiosos.

España, que supera una tasa de incidencia de 30 nuevos casos por 100.000 habitantes, tiene en la actualidad entre cuatro y ocho veces más casos de tuberculosis que otras naciones desarrolladas, sólo un poco inferiores a un país como Portugal.

La mayor tasa de incidencia se registra en Galicia y Cataluña, y, dentro de esta comunidad, Barcelona es la ciudad más afectada, con unas cifras de infección que se acercan a los cuarenta nuevos casos anuales por cada 100.000 habitantes.

NeumoMadrid (organización de neumólogos de Madrid) también apuesta por planes específicos contra esta enfermedad y recuerda que la tuberculosis puede curarse en un plazo máximo de seis meses, pero sólo si se cumple de forma escrupulosa el tratamiento prescrito.

Por ejemplo, el neumólogo Javier Aspa, del Hospital de la Princesa de la capital de España, informa de que en los primeros diez o veinte días después de haberse iniciado el tratamiento los enfermos dejan de eliminar bacilos y ya no transmiten la enfermedad, por lo que es muy importante el diagnóstico precoz.