Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Pedro Martín será el candidato del PSOE al Cabildo de Tenerife leer

Atasco en la sanidad canaria

Miles de enfermos esperan por una intervención quirúrgica, una prueba diagnóstica, una consulta hospitalaria e, incluso, para ser atendidos por su médico de cabecera. El problema, complejo y de difícil solución, es una de las principales preocupaciones de los canarios y objeto de todas las críticas.
7/dic/03 23:42 PM
Edición impresa

La publicación del informe sobre las listas de espera quirúrgicas, de consultas externas y pruebas complementarias de los centros del Servicio Canario de Salud (SCS) ha reavivado el debate sobre la situación de la sanidad pública en la Comunidad Autónoma y, en particular, de las causas que han colapsado la asistencia hospitalaria y ambulatoria, a lo que se unen otros problemas no menos importantes, como la sobrecarga asistencial de la Atención Primaria y la escasez abrumadora de recursos sociosanitarios.

El informe dado a conocer a mediados de noviembre por la consejera de Sanidad y Consumo y vicepresidenta del Gobierno de Canarias, María del Mar Julios, arrojó la escalofriante cifra de 25.151 enfermos registrados en las listas de espera quirúrgica, de los que 15.050 residen en la provincia de Santa Cruz de Tenerife y 10.001, en la de Las Palmas. A este registro de demoras se añade otro de pruebas complementarias, indispensables para conocer el diagnóstico exacto de la enfermedad de nada menos que 33.900 canarios. La última lista comprende el total de esperas en consultas externas, con 32.464 programadas en los centros de Especializada (ambulatorios y hospitales) del SCS, de las que el 57 por ciento se concentran en la provincia de Las Palmas.

El problema planteado al equipo que dirige la Consejería de Sanidad y Consumo, además de complejo, carece de soluciones definitivas, pero demanda con urgencia la aplicación de un conjunto de medidas de contención, algunas ya implementadas, para evitar que ocasione daños mayores en el sistema que, todo sea dicho, perjudican en primera y última instancia al ciudadano.

Para analizar la situación y soluciones a las listas de espera, EL DÍA reunió el jueves a Juana María Reyes, directora de Programas Asistenciales del SCS; Carmelo Jorge, portavoz de la comisión ejecutiva de la Federación de Sanidad de CCOO-Canarias; Rodrigo Martín, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Santa Cruz de Tenerife; José Vicente González Bethencourt, secretario insular de Sanidad del PSC y consejero del Cabildo de Tenerife, y Mercedes Roldós, portavoz del PP en la Comisión de Sanidad del Parlamento de Canarias.

El dirigente sindical abrió el turno de intervenciones con una agria crítica sobre el informe de listas de espera porque "es imposible contrastarlo", cuando "en un estado democrático que funciona" los ciudadanos deberían "verificar" esta información para poder "creerla". Por este motivo, Carmelo Jorge calificó de "artificial" el debate en torno a las listas de espera del SCS, sobre el que se pronunció "con reservas", puesto que "la situación actual, con ser grave, no es real". Afirmó que el origen del problema no es otro que la incapacidad de la oferta para atender la fuerte demanda de prestaciones sanitarias por las población, por lo que hasta que no se "taponen", las listas de espera "seguirán creciendo" de forma inevitable. El miembro de CCOO criticó la falta de medidas y de consenso en el abordaje del problema, críticas a las que añadió que "las listas no se han gestionado" y, además, se han hecho aumentar en unas patologías más que en otras.

José Vicente González afirmó a continuación que "hay cinco listas de espera, y no una, que unidas han provocado la mayor crisis del sistema sanitario" del Archipiélago, valoración que justificó en que el Defensor del Pueblo dijo que Canarias es la comunidad autónoma con más demoras quirúrgicas. Aclaró que el PSC calcula que en Tenerife "hay 18.000 personas" pendientes de ser operadas en el HUC y La Candelaria, "pese a los datos de la consejera que apuntan a 14.000", por lo que no cree descabellado que la cifra real para el conjunto de las Islas alcance los 50.000 enfermos.

González Bethencourt habló de listas de espera en Atención Primaria y Especializada, en pruebas complementarias diagnósticas y consultas hospitalarias, en intervenciones quirúrgicas y para acceder a los centros de crónicos. "El problema es serio y grave", dijo, y defendió hasta la saciedad la necesidad de impulsar la cirugía mayor ambulatoria en Tenerife.

La diputada del PP en el Parlamento regional aseguró que se trata "del problema más importante de las Islas Canarias", recogido en el pacto de gobierno suscrito por CC y PP, y cuyo abordaje es "prioritario". A juicio de Mercedes Roldós, es importante que "por primera vez se hayan hecho públicas las listas", demandas por el Grupo Parlamentario Popular en reiteradas ocasiones durante la legislatura anterior, señaló. A continuación, desgranó el problema en sus distintas facetas, como es la existencia de listas de espera en Primaria, la no inclusión en la orden de plazos de garantía, que limita a seis meses la demora para 13 patologías, de intervenciones como la sustitución total de rodilla, que afecta a 1.500 personas en las Islas; el escaso número de pruebas complementarias sobre las que se ofrecen datos o que haya quirófanos "cerrados" en hospitales del SCS. Para Roldós, la informatización del SCS es una asignatura pendiente e indispensable para "mejorar la información de las listas de espera" y, de paso, el control de problemas como el aumento del gasto farmacéutico.

El sistema está "a tope"

El presidente del Colegio de Médicos recordó que la publicación de las listas de espera es una obligación de las comunidades autónomas, recogida en la Ley de Cohesión Sanitaria, y advirtió de que todas las listas del sistema canario concurren en las mismas personas, que esperan años para ver solucionado su problema. "Lo que sucede es que el SCS responde mal o no responde porque está a tope y no puede más", como demuestra, dijo, que la media de cartillas sanitarias por médico de Primaria esté en las 2.000 o más. Rodrigo Martín denunció, además, la falta de facultativos, el escaso desarrollo de la cirugía mayor ambulatoria, que la cartera de servicios esté al límite y falten recursos sociosanitarios.

La representante del SCS declaró que el problema es "complejo" y de "difícil solución", pero recordó que es común al resto de comunidades autónomas. Informó de que las listas de espera se han podido analizar en su conjunto gracias a la "centralización" de los datos de acuerdo a los criterios consensuados por expertos del Ministerio de Sanidad, tarea de la que emanó en un primer momento un plan de choque contra las esperas quirúrgicas superiores a seis meses.

Juana María Reyes abogó por la priorización de las salidas de las listas quirúrgicas por criterios clínicos, lo que implica un esfuerzo de los facultativos, en los que el SCS tiene depositada toda su confianza a la hora de efectuar esa selección. Resaltó que la información de las listas de espera "se ha puesto con todo lo que conlleva" y que frente al problema se están arbitrando medidas "heterogéneas", como el plan de choque, la concertación de una parte de los procesos y el aumento de la cirugía mayor ambulatoria.