Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La pensión media crece un 3,4% en Canarias en septiembre y se sitúa en 878,76 euros leer

Cáritas Diocesana en Tenerife podría cerrar sus centros por falta de recursos

El director de la organización en la Isla advierte de que existe "una preocupación extrema" ante la situación que puede provocar la escasez de medios y avisó del riesgo de que se adopte la decisión de clausurar varias de sus casas de asistencia a personas desfavorecidas, así como el bloqueo de proyectos.
EFE, S/C de Tenerife
8/dic/03 23:44 PM
Edición impresa

Cáritas en Tenerife ha alertado del riesgo de que cierren sus centros de atención y los proyectos queden en situación de bloqueo institucional debido a la falta de recursos, pues las subvenciones no aumentan en la misma medida que la demanda de usuarios, como inmigrantes y personas sin hogar.

El director de Cáritas Diocesana en Tenerife, Jesús Alberto González, aseguró ayer que esta organización no gubernamental tiene "una preocupación extrema" ante la situación que puede provocar la escasez de recursos y advirtió del riesgo de que se adopte la decisión de cerrar varios centros de asistencia por este motivo.

González informó de que ha pedido una reunión con los responsables de la Dirección General de Servicios Sociales del Gobierno de Canarias para plantear esta situación y cifró en unos 300.500 euros la cantidad necesaria para que los diversos proyectos sociales que gestiona la organización puedan continuar.

González hizo un llamamiento a la conciencia "no sólo de las administraciones, sino de la sociedad en general" sobre la repercusión que tendría este asunto entre los colectivos más desfavorecidos.

La dirección de Cáritas ya se ha reunido con los familiares de los 16 ancianos que residen en el centro sociosanitario Nuestra Señora de Las Nieves (La Laguna), algunos de ellos con enfermedades como alzheimer y parkinson, para informarles del posible cierre del recinto si no se cubre un déficit de unos 96.000 euros.

En esta residencia, que también es utilizada como centro de día, se atiende a personas mayores en situación de precariedad, pues algunos de ellos carecen de familia o sus parientes residen lejos y tienen pensiones muy bajas, lo que les impide acceder a otro tipo de recursos de mayor coste.

Los usuarios están al cuidado de un equipo de doce personas, además de los voluntarios, que se encargan de la alimentación, higiene, asistencia médica y apoyo para retrasar el deterioro físico y mental, y los costes de estos servicios se cubren con una ayuda de 106.000 euros de la Dirección General de Servicios Sociales.

Sin embargo, el coste del proyecto se cifró el año pasado en 274.279 euros, precisó Jesús Alberto González, que detalló que para sufragar los gastos del centro se recurre a la aportación de los usuarios, unos 61.600 euros en conjunto, y fondos propios de Cáritas, casi 90.300 euros.

Centro de Las Nieves

La situación del centro de mayores Nuestra Señora de las Nieves es la más preocupante para Cáritas, pero el resto de proyectos sociales también necesitan más medios porque no se cubren los gastos, y resultarían inviables si no se soluciona el déficit.

El problema, explica Jesús Alberto González, es que ha aumentado "muchísimo" la demanda de usuarios y este incremento no ha ido parejo al alza en los recursos, y puntualiza que las subvenciones "no lo cubren todo".

Cáritas en Tenerife ha alertado del riesgo de que cierren sus centros de atención y los proyectos queden en situación de bloqueo institucional debido a la falta de recursos, pues las subvenciones no aumentan en la misma medida que la demanda de usuarios, como inmigrantes y personas sin hogar.

El director de Cáritas Diocesana en Tenerife, Jesús Alberto González, aseguró ayer que esta organización no gubernamental tiene "una preocupación extrema" ante la situación que puede provocar la escasez de recursos y advirtió del riesgo de que se adopte la decisión de cerrar varios centros de asistencia por este motivo.

González informó de que ha pedido una reunión con los responsables de la Dirección General de Servicios Sociales del Gobierno de Canarias para plantear esta situación y cifró en unos 300.500 euros la cantidad necesaria para que los diversos proyectos sociales que gestiona la organización puedan continuar.

González hizo un llamamiento a la conciencia "no sólo de las administraciones, sino de la sociedad en general" sobre la repercusión que tendría este asunto entre los colectivos más desfavorecidos.

La dirección de Cáritas ya se ha reunido con los familiares de los 16 ancianos que residen en el centro sociosanitario Nuestra Señora de Las Nieves (La Laguna), algunos de ellos con enfermedades como alzheimer y parkinson, para informarles del posible cierre del recinto si no se cubre un déficit de unos 96.000 euros.

En esta residencia, que también es utilizada como centro de día, se atiende a personas mayores en situación de precariedad, pues algunos de ellos carecen de familia o sus parientes residen lejos y tienen pensiones muy bajas, lo que les impide acceder a otro tipo de recursos de mayor coste.

Los usuarios están al cuidado de un equipo de doce personas, además de los voluntarios, que se encargan de la alimentación, higiene, asistencia médica y apoyo para retrasar el deterioro físico y mental, y los costes de estos servicios se cubren con una ayuda de 106.000 euros de la Dirección General de Servicios Sociales.

Sin embargo, el coste del proyecto se cifró el año pasado en 274.279 euros, precisó Jesús Alberto González, que detalló que para sufragar los gastos del centro se recurre a la aportación de los usuarios, unos 61.600 euros en conjunto, y fondos propios de Cáritas, casi 90.300 euros.

La situación del centro de mayores Nuestra Señora de las Nieves es la más preocupante para Cáritas, pero el resto de proyectos sociales también necesitan más medios porque no se cubren los gastos, y resultarían inviables si no se soluciona el déficit.

El problema, explica Jesús Alberto González, es que ha aumentado "muchísimo" la demanda de usuarios y este incremento no ha ido parejo al alza en los recursos, y puntualiza que las subvenciones "no lo cubren todo".

Presión de los costes

La realidad es que la exclusión social no disminuye y los costes de los proyectos son mayores de los que se tenía previstos para atender a los colectivos de la tercera edad, inmigrantes y personas sin hogar. Además de la residencia Nuestra Señora de las Nieves, Cáritas gestiona en Tenerife otros cinco centros de día para mayores, una casa de acogida para mujeres en riesgo de exclusión, centros de acogida para inmigrantes, personas sin hogares y portadores del VIH. Como ejemplo, el director de Cáritas indicó que a lo largo del año pasado, más de 2.000 personas recibieron asistencia del proyecto "Tamarco" contra la exclusión, que en su mayor parte eran inmigrantes y que utilizaron los comedores sociales o los centros de día de la organización. Cáritas ha visto con preocupación cómo con los mismos recursos ha tenido que dar respuesta a situaciones no previstas, como el aumento en la demanda de servicios de inmigrantes y personas "sin techo".