Santa Cruz de Tenerife

El Club de Leones entregó su sede a las monjas asuncionistas una vez restaurada

Un acto emotivo y entrañable sirvió para que las religiosas recuperaran de manera oficial un local que quedó seriamente dañado por la riada del 31 de marzo de 2002. La asociación internacional recaudó el dinero necesario para que pudieran contar otra vez con su espacio tradicional en el barrio de La Alegría.
EL DÍA, S/C de Tenerife
9/dic/03 23:47 PM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

El local de las religiosas asuncionistas en el barrio de La Alegría acogió ayer un acto emotivo, en el que se dio carácter oficial a la reapertura de la sede, que fue seriamente dañada por el temporal del 31 de marzo de 2002. La donación del Club de Leones resultó fundamental para rehabilitar la vivienda de las monjas y ayer se descubrió una placa conmemorativa del acto, que recordará para siempre la ayuda de la institución benéfica a una orden que hace muy poco cumplió su centenario de presencia continuada en la Isla de Tenerife, donde cuenta con centros en distintos lugares, tanto en la capital como en el Norte o el Sur.

La Asociación Internacional de Clubes de Leones de Santa Cruz de Tenerife recaudó el dinero necesario para la rehabilitación de las dependencias que tienen las hermanas de la Asunción en La Alegría, citando, claro está, la colaboración del Ayuntamiento capitalino para llevar a cabo las obras.

La concejal delegada del movimiento vecinal, Ilda López, asistió al acto en nombre del Consistorio y, además de los representantes del club de Leones y de las religiosas, estuvo presente la presidenta de la asociación de vecinos San Roque, del barrio de La Alegría, Carmen Dolores Setgasy.

En una jornada tan especial como es la dedicada a honrar a la Inmaculada Concepción, el ambiente fue de alegría, pero también de contenida emoción, ya que las religiosas son muy queridas en la zona y la riada a punto estuvo de acabar con la sede y, con ella, con muchos años de trabajo en favor de los más desfavorecidos y de la educación de la sociedad isleña.

Exposición

Por otra parte, las Hermanas de la Asunción han organizado en su sede una exposición con varios trabajos realizados por vecinos del barrio de La Alegría, en la que sobresalen los motivos navideños.

También se puede observar estos días una muestra fotográfica en la que se puede comprobar el estado actual de las viviendas del sector y el estado en el que quedaron tras aquel nefasto 31-M.

Lo cierto es que, además de comprobarse el enorme grado de hermanamiento entre las monjas y el barrio de La Alegría, donde vienen desarrollando su labor hace muchos años, ha quedado de manifiesto el sentido de la tarea desinteresada de instituciones como el Club de Leones que, desde que se conoció la tragedia, movilizó todos sus recursos para conseguir la cantidad de dinero necesaria para rehabilitar la sede social de las asuncionistas.

Ayer se hizo realidad ese sueño, un hecho clave para que las religiosas mantengan su compromiso con la sociedad de La Alegría, de la capital y de toda la Isla. Cien años después lo garantizan gracias al esfuerzo y el apoyo de entidades que están profundamente enraizadas en esta sociedad, como es el Club de Leones. Un buen ejemplo.