Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Hacienda confirma que estudia bajar Sociedades al 23% a las micropymes leer

El euro marca otro máximo histórico y gana cerca del 7% en seis semanas

La divisa europea batió ayer un nuevo récord frente al billete verde en el mercado de Fráncfort. Las cámaras de comercio admitieron que es "probable" que esta apreciación siga afectando de manera negativa a las exportaciones de la Unión, pero animan a las empresas a aprovechar para modernizarse.
EL DÍA/EFE, Tfe./Fráncfort
9/dic/03 23:45 PM
Edición impresa

La moneda única siguió ayer batiendo récords al alza frente a la divisa estadounidense por séptima jornada consecutiva: llegó en el mercado de Fráncfort a los 1,2218 dólares. Y, según el Consejo Superior de Cámaras de Comercio, continuará apreciándose las próximas semanas debido a los "desequilibrios" de la economía estadounidense y a las políticas de intervención monetaria que llevan a cabo algunos países asiáticos. La divisa europea inició a principios de noviembre una sólida carrera alcista que le ha llevado a ganar cerca del 7% en menos de seis semanas.

Para las Cámaras, el euro se ha convertido en "elemento amortiguador" de los desequilibrios estadounidense y las políticas monetarias intervencionistas, que no benefician al crecimiento mundial e introducen "perturbaciones" como la excesiva apreciación de la moneda única. Por ello, advierten en un comunicado remitido a este periódico, "la tendencia al alza de la moneda única no se corregirá a corto plazo reduciendo los tipos de interés europeos ni con intervenciones puntuales en los mercados de divisas". Según las Cámaras de Comercio, es "probable" que se produzca una "sobrerreacción" en la cotización y, por lo tanto, la apreciación siga afectando "negativamente" a las exportaciones de la economía europea.

Sin embargo, en su opinión, es un "buen momento" para que las empresas se modernicen, inviertan e internacionalicen su producción, aprovechando los menores costes derivados de la actual apreciación del euro. La economía europea, por su parte, debe seguir apostando por los procesos de apertura de mercados y de liberalización internacional, opinan los expertos del Servicio de Estudios del Consejo Superior de Cámaras.

Las dudas sobre el enorme déficit fiscal y por cuenta corriente de EEUU, el temor a nuevos ataques terroristas y la decepción por la baja cifra de empleos creados en EEUU en noviembre contribuyeron en los últimos días a dinamitar la confianza en el dólar y fortalecer al euro. Junto a ello, el BCE se mostró el pasado jueves tranquilo respecto a la apreciación de la divisa, y dio por hecho que la economía de la eurozona seguirá recuperándose en los próximos trimestres. Por otra parte, la economía de los doce países que comparten el euro muestra cada día más síntomas de recuperación y ello ha repercutido también en la apreciación de la moneda única.

Esta semana, se publicarán las cifras de producción industrial en Francia e Italia de octubre y los expertos esperan sean favorables. Además, hoy se conocerá el índice ZEW que mide la confianza de inversores y expertos en la coyuntura alemana y los pronósticos apuntan también a un incremento.

El Producto Interior Bruto de la eurozona avanzó en el tercer trimestre un 0,4%, frente al retroceso del 0,1% de los tres meses anteriores, confirmó la Oficina europea de Estadística Eurostat.

Los analistas creen que la presión en contra del dólar se mantendrá en las próximas semanas y consideran que lo único que podría "salvar" al billete verde sería una -en este momento improbable- subida de los tipos de interés en EEUU. El Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal estadounidense se reunirá hoy, martes, para revisar las tasas, pero los expertos no esperan cambios en el precio del dinero. Los tipos de interés de EEUU y la eurozona se encuentran actualmente en el 1,0% y el 2,0%, respectivamente, su nivel más bajo desde la Segunda Guerra Mundial. Pese a las ganancias de las últimas jornadas, el nuevo máximo alcanzado ayer por el euro no sentó bien a las bolsas europeas. Las más perjudicadas fueron las empresas que exportan fuera de la eurozona, que ven mermada su competitividad a medida que el euro se revaloriza.