Vivir

El SCS ve difícil asumir nuevas prestaciones sin financiación estatal

Canarias reclamará al Ministerio de Sanidad un estudio profundo del coste y la metodología de los planes contra el tabaquismo, el cáncer y la obesidad anunciados por su titular en los últimos meses, que ha motivado la ruptura del consenso en el seno del Consejo Interterritorial de Salud.
GLADYS PAGÉS, Tenerife
11/dic/03 23:55 PM
Edición impresa

La Consejería de Sanidad y Consumo del Gobierno de Canarias reclamará al Ejecutivo central la evaluación del coste y la metodología de los planes y nuevas prestaciones anunciadas por la ministra Ana Pastor en los últimos meses, ante las dificultades que implica para la comunidad autónoma ampliar la cartera de servicios sanitarios sin la debida corresponsabilidad económica por parte del Estado.

Según informó ayer a EL DÍA el director del Servicio Canario de Salud (SCS), Rafael Díaz Martínez, "tal y como se encuentra la financiación sanitaria, asumir nuevas prestaciones resulta altamente difícil", por lo que demandó que "todos los planes" vengan acompañados de su correspondiente ficha económica.

Además del plan de prevención contra la cardiopatía isquémica, que el próximo martes será abordado por la comisión delegada del Consejo Interterritorial de Salud, la ministra Ana Pastor ha anunciado otros planes de lucha contra el cáncer, el tabaquismo y la obesidad, a lo que se une la propuesta hecha pública el 14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes, sobre la gratuidad de las bombas de infusión continua de insulina.

Estas previsiones del Ministerio han provocado, no obstante, la ruptura del consenso existente en el seno del Consejo Interterritoral de Salud, órgano en el que están representadas todas las comunidades autónomas, como quedó de manifiesto en su última reunión, con el "plante" a la ministra de todos los consejeros de Sanidad de las autonomías gobernadas por el PSOE, a la que reprochan un desmedido afán electoralista.

Ante este conflicto, la postura de Canarias será la de reclamar la financiación necesaria para cada una de las iniciativas anunciadas, sobre las que se está de acuerdo en el fondo.

En el Plan de Salud

Rafael Díaz aclaró que la ministra ha informado a la consejera María del Mar Julios de que su propósito no era el de aprobar el conjunto de medidas anunciadas en el último Consejo, excepto el plan de cardiopatía isquémica que ya está ratificado, sino "hacer una presentación de los mismos".

Añadió que "estamos en la misma línea" que el Ministerio sobre la necesidad de impulsar estas acciones, pero para ello "consideramos que se debe profundizar antes sobre el coste y la metodología a seguir", a lo que seguirá una evaluación de la inversión que supondrá para cada autonomía.

El titular del SCS matizó que el I Plan de Salud de Canarias contempla precisamente intervenir en la prevención de la cardiopatía isquémica, la diabetes y las enfermedades oncológicas, por lo que la comunidad autónoma se habría anticipado a las acciones previstas desde el Ejecutivo central, y apuntó el caso del cribado del cáncer de colon.

Respecto a la financiación por parte del sistema público de la bomba de insulina, Díaz señaló que el coste de la medida dependerá de su prescripción por los facultativos, aunque no descartó que sea elevado.

La comisión delegada del Consejo Interterritorial de Salud analizará el martes las propuestas de las comunidades autónomas sobre la financiación y el método de aplicación del plan de cardiopatía isquémica, al que Díaz acudirá con un planteamiento acorde "a nuestras necesidades", aclaró.