Sucesos

La fallecida en el Tecina fue estrangulada, según los peritos

Los forenses fueron contundentes al confirmar que el acusado de dar muerte a una súbdita alemana de 68 años, en un hotel de La Gomera, la agarró por el cuello, intentó abusar de ella y le robó dinero del bolso de la víctima.
EL DÍA, S/C de Tenerife
12/dic/03 10:26 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

La Sala de lo Penal de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife suspendió hasta el día 13 de enero el juicio que se sigue contra Juan V.R., un ayudante de camarero del hotel Jardín Tecina de La Gomera, que la madrugada del 22 al 23 de septiembre de 2000 estranguló, intento agredir sexualmente y robó a una turista alemana cuando entró en la habitación que ocupaba para hacerse con el dinero que había en un bolso, aprovechando que esa noche se celebraba una fiesta en el establecimiento hotelero.

Durante la prueba pericial practicada ayer se concretó que la víctima falleció a consecuencia de estrangulamiento, ya que el acusado la cogió por el cuello y le apretó la nuez hasta que el oxígeno dejó de llegar al cerebro.

Según uno de los forenses que practicaron la autopsia al cuerpo, "la mujer falleció por estrangulación manual, la cual produjo una asfixia. Asimismo es posible que entre el cuello de la víctima y las manos del agresor existiera alguna prenda de ropa".

La cabeza contra la pared

Otro perito dijo que, el cuerpo de la alemana presentaba diversos golpes en la cabeza compatibles con los que se dan contra una pared, contusiones en brazos, piernas, al tiempo que se hallaron lesiones en la zona genital y anal.

"Estaba viva cuando le produjeron la agresión sexual y tenía fisuras producidas por la introducción de dedos al comienzo de la vagina, aunque no se encontró semen y las bragas y camisetas se hallaban debajo del cuerpo de la víctima manchadas de sangre".

Las lesiones en la zona genital de la mujer sangraron y fueron realizadas cuando aún estaba viva.

Los peritos del Instituto Nacional de Toxicología afirmaron que en las uñas de la víctima se encontraron restos que tras realizar el cotejo de ADN confirmaron que existía 380.000 veces más probabilidades de que pertenecieran al procesado antes que a otra persona.

También, el pelo encontrado en el lavabo del baño de la habitación 98 pertenecía al acusado.

Por el momento, el fiscal solicita por un delito de homicidio, otro de agresión sexual y otro de robo con violencia, penas que suman los 35 años. La acusación particular, por asesinato, agresión sexual y robo, 34 años. La defensa comentó que, modificará sus conclusiones durante los informes.