Vivir

Médicos y sindicatos denuncian que la violencia aumenta en los centros de salud

Insultos, patadas y agresiones físicas representan algunos de los actos violentos ocurridos en los últimos meses en al menos cuatro centros de salud de la Isla, situados en zonas conflictivas y que carecen de vigilancia. Aunque la situación no es alarmante, preocupa a los profesionales sanitarios.
GLADYS PAGÉS, Tenerife
12/dic/03 23:58 PM
Edición impresa

La inseguridad y la violencia física o verbal en el ejercicio de la asistencia sanitaria es un fenómeno cada vez más frecuente en Tenerife, donde se han registrado en el último año al menos cuatro incidentes en centros de salud y puntos de urgencias de los que han sido víctimas médicos y personal de enfermería, según la información recabada por EL DÍA .

Aunque el número de estos incidentes en la Isla es reducido en relación a la cifra total de actos sanitarios que se producen en Atención Primaria y Especializada, y si se comparan además con otras áreas de salud peninsulares, donde las vejaciones físicas y verbales llegan a afectar al 78 por ciento del personal, el problema preocupa ya a profesionales y organizaciones del sector, como colegios oficiales y sindicatos, que demandan de la Consejería de Sanidad medidas de seguridad en los puntos de mayor conflictividad.

En los últimos meses, el Colegio Oficial de Médicos de Santa Cruz de Tenerife (COMTF) se ha hecho eco de tres incidentes ocurridos en los centros de salud de Adeje, El Fraile-Arona y Barranco Hondo, que carecen de vigilantes, al que se añade otro en el Servicio Normal de Urgencias de La Laguna-Mercedes, también sin seguritas.

Según informó el presidente del Colegio, Rodrigo Martín, el último acto violento ocurrió en Barranco Hondo hace un par de semanas, cuando un usuario "reventó de una patada" la puerta de una consulta "porque estaba cansado de esperar", debido a que su médico de cabecera estaba de baja y su cupo de pacientes se "acumuló" al de otro facultativo.

Agresión física

Hasta el momento, el peor incidente se produjo en el Servicio Normal de Urgencias de La Laguna-Mercedes, donde un usuario agredió física y verbalmente al médico que debía prestarle asistencia.

Pese a la gravedad de los hechos, ninguno de casos ha sido denunciado ante los Cuerpos de Seguridad, sino puesto en conocimiento del Colegio de Médicos que, a su vez, ha comunicado puntualmente a la Consejería de lo sucedido.

A juicio de Rodrigo Martín, la inseguridad afecta especialmente "a los centros de salud de la periferia de Santa Cruz y del Sur tinerfeño con actividad turística", en los que actúa como detonante "la sobrecarga de trabajo", por lo que reclamó la adecuación de las plantillas a las necesidades asistenciales reales para evitar este tipo de situaciones.

Aclaró que "lamentablemente, los insultos son ya muy frecuentes" en el ejercicio de la atención médica en los centros de salud, lo que achacó a actitudes poco comprensivas de algunos usuarios hacia sus médicos, a los que exigen "más rapidez" o un determinado trato porque "para ello pagan sus impuestos".

Además, señaló que la Consejería debería "dotar de seguridad a los centros", con la contratación de seguritas, y "mejorar el sistema la información al paciente", un asunto sobre el que dijo "no cuesta nada y permitiría que los usuarios conocieran si su consulta va con retraso o si su médico de cabecera está de baja".

Por su parte, la vicesecretaria provincial del sindicato de enfermería Satse, Adela Vallejo, declaró que los equipos de Atención Continuada (urgencias) y los Servicios Normales de Urgencias son los más afectados por la inseguridad, y apuntó el caso del de La Laguna-Mercedes, sobre el que confía se dote de vigilancia en 2004.

A estos servicios, la representante sindical añadió los centros de salud de Tíncer, Cabo Blanco, Adeje, El Fraile y el recientemente inaugurado Doctor Guigou "que tiene cinco puertas de entrada", precisó. Denunció que el problema "preocupa" a los trabajadores y al sindicato porque, en lugares conflictivos de la Isla, en su mayoría situados en la zona Sur, "hay centros con un médico y una enfermera que trabajan solos toda la noche, sin un vigilante ni un celador", por lo que Vallejo reclamó partidas específicas para dotar de seguridad a las áreas de salud con problemas de inseguridad.

Mal generalizado

"Revista Médica", una de las mejores publicaciones del país de la actualidad sanitaria, publicó en su edición de noviembre un amplio reportaje sobre la situaciones de acoso moral y laboral en el desempeño de la medicina en el sistema público, en el que afirma que "las principales vejaciones se registran en Atención Primaria, un 43% , y en Urgencias, donde los problemas de una atención sanitaria son más acuciantes". Como ejemplo, cita el caso ocurrido en el Hospital de Bellvitge de Barcelona, centro dependiente del Instituto Catalán de Salud, en el que una médico residente fue violada por un paciente, que además le provocó heridas y lesiones en la cabeza.

Según recoge el artículo, la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo ha alertado que problemas como la violencia de los pacientes y el acoso por parte de los colegas tienen especial prevalencia en el sector sanitario, a lo que se añade que el Colegio Oficial de Médicos de Madrid, "movido por las crecientes denuncias de los profesionales ante la falta de respeto y la situación de acoso que se vive en la capital, ha promovido un estudio sobre la situación sociolaboral de los profesionales sanitarios", del que resultó que un 85% de encuestados consideró que la sociedad no valora lo suficiente la profesión médica.