Santa Cruz de Tenerife

Los afectados por la obra del barranco de Santos serán realojados en dos parcelas

El ayuntamiento aprobó la expropiación de ambos solares, uno de ellos de pequeñas dimensiones, ubicados en la zona de Buenavista Baja, dentro del ámbito Salud-Perú, para destinarlos a la reposición de once viviendas para personas desalojadas como consecuencia del proyecto de recuperación del viario.
EL DÍA, S/C de Tenerife
13/dic/03 0:01 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

El ayuntamiento acordó expropiar dos parcelas en la zona de Buenavista Baja, dentro del ámbito Salud-Perú, para destinarlas a la reposición de viviendas afectadas por la vía arterial de Santa Cruz y la segunda fase del proyecto d de recuperación del barranco de Santos.

Una de las parcelas es de pequeñas dimensiones y entre ambas hay capacidad para la construcción de 35 viviendas, aunque sólo hay once familias afectadas por estas obras, que deberán ser realojadas en las casas que se construirán en estos solares.

La comisión de Urbanismo celebrada ayer aprobó asimismo el expediente relativo a la modificación puntual del Plan de General de Ordenación Urbana en el entorno de las calles Pi y Margall y San Clemente para llevar a cabo

obras en los viarios que completarán las actuaciones del Urban en la Zona Centro.

Otro acuerdo tomado ayer fue prorrogar durante seis meses la suspensión de licencias en los ámbitos afectados, aunque dejando abierta la posibilidad de levantarla en el caso de ser presentados proyectos compatibles con lo que solicita el ayuntamiento.

Asimismo, se aprobó la resolución del convenio con el antiguo propietario del restaurante la Caseta de Madera, uno de los lugares emblemáticos de la ciudad, ubicado en Los Llanos y que desapareció con la expansión urbanística. La resolución incoa un expediente de justiprecio para indemnizarle, ya que no fue posible situar el local en otro sitio, ya que el lugar elegido era en una zona propiedad del Puerto que tenía previstas otras actuaciones en ella.

Traslados a Santa Clara

Ayer se trasladaron trece familias de Cuesta de Piedra a sus nuevas casas ubicadas en Santa Clara. Forman parte de las que en su mo-mento eligieron marcharse del ba-rrio para trasladarse a viviendas ubicadas en otras zonas de la capital como Ofra, La Multa o Santa Clara. En este proceso hay implicadas treinta familias, de las que otras siete se mudarán el lunes. A lo largo de la próxima semana seguirán los traslados hasta completar ese número de treinta.

El número de familias que decidieron dejar Cuesta de Piedra aumentó respecto al inicial porque algunos vecinos entendieron que el proceso para la construcción de sus casas en el barrio se estaba dilatando demasiado y cambiaron su opción inicial por la del traslado, tal y como han ido haciendo desde las pasadas navidades cuando las primeras llegaron a Ofra.