Sucesos

Apuñala a su mujer y luego ingiere un potente herbicida en el Puerto de la Cruz

El agresor esperó en un bar a que su mujer saliera de la oficina de Correos, donde trabaja como limpiadora, para luego abordarla. La víctima sufrió heridas de arma blanca de carácter menos grave, mientras que el agresor padece lesiones graves y fue ingresado en el Hospital Universitario de Canarias.
R.SÁNCHEZ/ N.DÍAZ, Tenerife
13/dic/03 10:26 AM
Edición impresa

Un hombre de 31 años, que responde a las iniciales J.P.M.S., apuñaló ayer a su mujer, de la que se estaba separando, en una céntrica calle del Puerto de la Cruz en el norte de Tenerife, y luego ingirió un herbicida.

Los hechos ocurrieron sobre las doce de la mañana, cuando la víctima, M.C.M.B., de 29 años y natural de La Matanza de Acentejo, salía de la oficina de Correos de la calle El Pozo, del Puerto de la Cruz, donde trabaja como limpiadora desde hace un mes y medio.

Según ha podido contrastar EL DÍA, el agresor, que es natural del barrio de Las Toscas, en Tacoronte, esperó tranquilamente a su ex pareja tomándose una cerveza en la barra de un bar de la zona. El camarero que lo atendió aseguró que no notó nada extraño en su comportamiento, "excepto que llevaba una chaqueta negra a pesar del calor que hacía". Tras tomarse la cerveza, J.P.M.S. la pagó, fue al baño y salió a la calle.

Allí se encontró a la que hasta hace poco era su mujer, con la que inició una discusión. Las versiones de las personas consultadas por este periódico no han permitido esclarecer cómo comenzó la disputa, que se produjo a escasos metros del centro de salud de la ciudad turística, en una zona muy céntrica y transitada, y que concluyó con la joven tendida en el suelo con varias heridas de arma blanca.

Tras apuñalar a su mujer, con la que tiene una hija de diez años, el hombre cruzó la calle y se bebió casi por completo medio litro de un potente herbicida que, según las primeras valoraciones de los médicos, podría ser paraquat.

A los pocos segundos, varios transeúntes avisaron al personal de urgencias, que se encontró con la joven sangrando y con el agresor, en la acera de enfrente, vomitando parte del veneno que acababa de ingerir.

La pareja fue atendida a la vez, en dos salas cercanas. Según fuentes del centro de salud, la joven presentaba una sola puñalada en el costado, cerca de la axila, y tres o cuatro cortes poco profundos, aunque la Policía Nacional informó de que las puñaladas fueron tres. En ese momento, la agredida estaba consciente, orientada y, en principio, su situación no reviste excesiva gravedad, aunque fue trasladada a un centro hospitalario de la localidad portuense. Mientras, el agresor fue evacuado al Hospital Universitario de Canarias (HUC), donde ingresó muy grave.

Asimismo, la alta toxicidad del paraquat y su capacidad para producir daños por inhalación obligaron al personal de urgencias del centro sanitario a evacuar el área de pediatría y a ventilar toda la instalación.

En el lugar de los hechos también se personaron agentes de la Policía Local y de la Nacional. Estos últimos escoltaron al hombre, en calidad de detenido, hasta el centro hospitalario, pues ha sido acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa.

"Siempre fue un bandido"

EL DÍA pudo hablar ayer con la madre de la víctima, quien aseguró que su hija había denunciado a su marido muchas veces , a pesar de que fuentes policiales aseguraron que en su base de datos no figura ninguna denuncia anterior por malos tratos puesta por la agredida. La madre de la víctima manifestó además que su yerno "últimamente, no hacía otra cosa que amenazarla todos los días". Aseguró que la pareja no convivía, aunque aún no se han separado legalmente. "Lo que tengo claro ?sentenció? es que de toda la vida, ha sido un bandido".