Actualidad
LO ÚLTIMO:
Detenido un hombre por violación en el sur de Tenerife leer

Europa fracasa

Tal y como se temía, la UE de los 25 se quedará, de momento, sin Constitución. Las divergencias sobre el reparto de poder hicieron fracasar la cumbre de Bruselas entre acusaciones a España y Polonia.
AGENCIAS, Bruselas
14/dic/03 14:15 PM
Edición impresa

La Unión Europea de 25 Estados miembros se quedó por el momento sin su primera Constitución y, aunque algunas delegaciones intentaron quitar hierro al asunto, las acusaciones y las advertencias comenzaron a aflorar tras la constatación del fracaso. El reparto de poder fue el gran escollo de la negociación.

Las acusaciones procedieron fundamentalmente de algunos países fundadores, aquellos que, según el presidente francés, Jacques Chirac, tienen "una cultura distinta" cuando negocian en la UE.

Chirac dijo que "no había constatado flexibilidad" ni en el primer ministro polaco, Leszek Miller, ni en el jefe de Gobierno español, José María Aznar.

"La discusión ha sido corta, en la medida en que no había flexibilidad de su parte ni posibilidad de negociación", se lamentó Chirac, quien, sin embargo, dijo que "comprendía perfectamente" las razones de dicha actitud.

El canciller alemán, Gerhard Schroeder, afirmó que "ha habido especialmente dos países que no querían moverse, que no podían. Uno por tradición (en alusión a España) y el otro por puntos de vista políticos internos" (en referencia a Polonia).

"Sé bien lo que ha pasado"

Frente a estos, el jefe del Gobierno español, José María Aznar, afirmó que España ofreció "media docena larga de alternativas" y que el fracaso se debió a quienes no manifestaron su voluntad de consenso "con la misma firmeza".

Aznar, al ser preguntado por la responsabilidad de Francia en el fracaso de la cumbre, subrayó que no quiere "señalar a nadie con el dedo" ni criticar a ningún país, aunque sabe "muy bien" lo que ha pasado.

La Presidencia italiana de la UE, que ha sido duramente criticada por sus tácticas negociadoras, no llegó a poner sobre la mesa del Consejo Europeo ninguna propuesta concreta de las cuatro que Berlusconi decía guardar en el bolsillo. En sus contactos bilaterales, el italiano pudo constatar que no había consenso suficiente para sacar adelante ninguna de ellas, de modo que optó por no formalizarlas.

En cualquier caso, será ya en marzo cuando los líderes comunitarios vuelvan a reunirse en cumbre ordinaria, en esa ocasión bajo la presidencia de Irlanda y de su primer ministro, Bertie Ahern.