Tenerife
EDITORIAL

Tenerife pierde sus defensasAsuntos para no olvidar


UN VERDADERO ULTRAJE
14/dic/03 12:23 PM
Edición impresa

para Tenerife y cuantas personas de bien habitan las Islas Occidentales del Archipiélago. El Ministerio de De-fensa, alegando una reorganización que creemos realizada sin fundamento por su propio resultado, ha rebajado a la categoría de Subdelegación sus oficinas administrativas en Tenerife y se las ha llevado a Las Palmas con el nombre de Delegación de Defensa.

Nos preguntábamos hace unos días, en un editorial especial publicado en portada de este periódico, quién ha sido el "inteligente" o "bandido político" que ha aconsejado semejante atropello y qué harán ahora nuestros representantes en Madrid. La respuesta la sabíamos ya: o el silencio o una serie de razones que la razón no comprende. Y así ha sido. Han dado algunas explicaciones, pero no razones, porque no hay ni una. Y los hechos ya se han consumado, como siempre.

Seguiremos firmes hasta el último aliento en defensa de la Isla y la provincia, y de Canarias, por supuesto, a pesar de los numerosos enemigos que nos disparan desde enfrente y de los despreciables quintacolumnistas que nos tirotean desde el puente. Los lectores saben quiénes son. Lo hemos venido constatando desde que apareció en Tenerife: los gcanarios nos han metido un caballo de Troya en el que ha entrado últimamente un aliado de los enemigos de Tenerife que le suman y espolean desde enfrente. Qué peligrosos son algunos tinerfeños, y qué corrompidos están, que todo lo aceptan por unas cuantas ?o muchísimas? monedas. Tal vez no haga falta que desvelemos una maniobra que se fragua contra Tenerife, porque ellos mismos se están delatando.

Lo hemos dicho mil veces y lo repetiremos. El poder gcanario se llevará también, sin duda alguna, la Capitanía General de la Zona Militar de Canarias y cuantas dependencias necesite para convertir a Las Palmas en la capital única de Canarias. Ése, y no otro, es su perverso objetivo final.

¿Unidad? Nunca podrá haberla con estos depredadores.

EL MINISTERIO de Defensa remitió el miércoles un fax en el que quiere dejar claro que la Capitanía General continúa en Tenerife y que el Mando de la Zona Militar no se mueve. No hemos dicho lo contrario, ni en informaciones ni en editorial. Hablamos de un futuro muy próximo. Lo que sí tememos ?tiempo al tiempo? es que nos encontremos ante un primer paso para arrebatarnos la Capitanía. Ojalá nos equivoquemos, pero desgraciadamente venimos acertando al alertar de las tropelías que hemos confirmado, nosotros y los tinerfeños de buena cepa. La experiencia y las palizas recibidas desde antiguo son nuestras maestras.

Tenerife debe tener cuidado con los salteadores, porque el camino que recorre actualmente es peligrosísimo, ya que en él nos tropezamos, entre otros, con el presidente del Cabildo canarión y virrey de Canarias, que influye tremendamente en las decisiones que adopta el Gobierno Central. Ya lo hemos visto. Y Tenerife, claro está, pierde, como siempre.

ROTUNDAMENTE, la Delegación de Defensa debe establecerse aquí. Si se ha fijado en Las Palmas es por una inconcebible e injusta faena política.

Y nos tememos dos asuntos más contra los tinerfeños, pero que hoy no queremos traerlos a estas líneas para no amargar más después del mal trago de la "subdelegación". Sí anticipamos que uno arrasará los cimientos de la economía isleña, y el otro será como un derecho de pernada sobre los habitantes de esta Isla. De seguir las cosas así.

Asuntos para no olvidar

* La luz de alarma se ha encendido en Cáritas Diocesana de Tenerife, que medita la posibilidad de cerrar algunos de sus centros por falta de recursos, pues las subvenciones no aumentan en la misma medida que la demanda de usuarios, tales como inmigrantes o personas sin hogar. ¿Cómo puede ocurrir en pleno siglo XXI?Si esta organización no gubernamental echa el cerrojo de algunas de sus instalaciones de asistencia por falta de apoyo, rayaríamos el tercermundismo. Vamos a peor.

* La consejera de Empleo y Asuntos Sociales, Águeda Montelongo, sigue dando vueltas a sus planes de empleo. Primero redactó caprichosamente uno sólo para G. Canaria; después la obligaron a ampliarlo al resto de las Islas dependiendo de las tasas de paro, y ahora, por último, achaca el desempleo a los deficientes planes de formación aplicados en los últimos diez años. A lo mejor tiene razón, la señora consejera, y la política de reparto y subvenciones no ha dado el resultado apetecible. ¿Qué pasó con los fondos del Icfem? El pueblo tiene memoria.

* Como la Navidad está muy cercana y el Gobierno de Canarias quiere tomar las uvas con las asignaturas aprobadas, el presidente Adán Martín presentó recientemente la maqueta del proyecto del Hospital del Sur de Tenerife. A ver si al fin lo vemos construido y funcionando, aunque luego hablarán de retrasos...

*********

EL ALCALDE de Santa Cruz, Miguel Zerolo, aprovechó la sesión conmemorativa del bicentenario de la declaración como Villa Exenta de la Ciudad, para advertir de que "Santa Cruz corre el riesgo de que desaparezca como capital". Cierto es señor alcalde, para hacer realidad la ciudad del futuro necesitamos inversiones y recuperar todo el dinero perdido.

No se trata de pedir por pedir, sino de solicitar lo que es justo, de activar las obras pendientes, de planificar la urbe del futuro. Es necesario, como bien dijo el alcalde, poner sobre la mesa una estrategia de crecimiento que pase por dotar a Santa Cruz de los mecanismos que garanticen su atractivo como ciudad de negocios. No es suficiente garantizar únicamen- te la calidad de vida de los vecinos, ni de conformarnos con nuevas zonas de ocio y compras y amplias avenidas, sino de encumbrar a Santa Cruz como la Capital de Tenerife y de Canarias que es. Santa Cruz es la Capital más bella del Archipiélago, la más singular, y necesita amigos.

Para ello, insistimos, se precisa dinero, trabajo, planificación y que nadie nos quite lo que es nuestro. Porque el interés gcanario por encumbrar a Las Palmas no tiene límites. Harán lo que sea por quitarnos la capitalidad, como han hecho, hasta la fecha, con todo.

Ya sólo confiamos en que Dios, y los políticos que hemos votado en Tenerife, protagonistas de la política regional, pongan su mano y frenen a los de enfrente y al virrey de la enorme influencia política. Todavía seguimos confiados... y confiando en que nuestros representantes políticos salven a la Isla.

EDITORIAL