Internacional

La detención del ex líder iraquí suscita el alivio y la esperanza de pacificar el país

La mayoría de los líderes mundiales coincidieron ayer en señalar que la captura de Husein pone fin definitivamente al antiguo régimen y contribuirá a la conclusión de la violencia y a la estabilización del país. Los gobiernos de Egipto y Jordania confían en que acelere el traspaso de poder a los iraquíes.
EFE, Madrid
15/dic/03 0:06 AM
Edición impresa

EFE, Madrid

La detención de Sadam Husein pone fin definitivamente al antiguo régimen iraquí y contribuirá al fin de la violencia y la estabilización en ese país, coincidieron ayer en señalar la mayoría de los líderes de todo el mundo.

El primer ministro británico, Tony Blair, que fue el primer responsable político de la coalición anglo-estadounidense que invadió Irak en confirmar la detención de Sadam, estimó que ayudará a la "reconciliación" del país ya que significa un nuevo comienzo.

"Podemos dejar atrás el pasado. Mientras su régimen significaba terror, división y brutalidad, permitamos ahora que su captura traiga unidad, reconciliación y paz para toda la población de Irak", afirmó Blair en una declaración televisada.

La primera reacción oficial de un Gobierno árabe salió de Kuwait, cuyo primer ministro, jeque Sabah al Ahmad al Sabah, se congratuló por el apresamiento de Sadam Husein y recordó que "cometió muchas atrocidades contra su pueblo y sus vecinos".

También el secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, calificó como "muy importante" la detención de Husein que "pone fin definitivamente al ex-régimen" de Irak y expresó su apoyo a que los miembros del antiguo régimen iraquí acusados de cometer crímenes contra su pueblo sean juzgados por tribunales de este país.

Los gobiernos de Egipto y Jordania coincidieron en señalar que el arresto de Sadam debe ayudar a un rápido proceso de transferencia de poder a los iraquíes para permitir que dirijan los asuntos de su país y reconstruyan su futuro.

El Alto representante para la Política Exterior y Seguridad común de la UE, Javier Solana, afirmó que "hoy es un día muy importante para el pueblo iraquí" y que la detención "debería contribuir a la estabilidad del país y la aceleración de su reconstrucción y democratización".

Rusia confía que la detención de Sadam Husein "consolidará la seguridad en Irak e intensificará el proceso de arreglo político de la situación en el país con una participación activa de la ONU", dijo el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Igor Ivanov.

Los palestinos no hablan

El primer ministro israelí, Ariel Sharon, manifestó tras una conversación con Bush que "el mundo entero puede ahora respirar profundamente porque el dictador que ha arruinado Irak ya no podrá interferir en su reconstrucción y rehabilitación".

Por su parte, el primer ministro palestino, Ahmed Qurea "Abú Alá" rehusó hacer declaraciones sobre la captura de Sadam Husein en Irak, al igual que otros funcionarios de la ANP.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, cuyo país preside la Unión Europea, manifestó que "encontrada el arma de destrucción masiva, ahora se debe y se puede pasar página".

El presidente de Francia, Jacques Chirac, expresó su alegría por la captura de Sadam que calificó de "acontecimiento muy importante, que debería contribuir fuertemente a la democratización y a la estabilización de Irak y permitir a los iraquíes recuperar el control de su destino en un Irak soberano".

"El tirano que desafió a las Naciones Unidas ha caído", subrayó el presidente del gobierno español, José María Aznar.

Consideró en una breve comparecencia que "hoy es un buen día para todos" e importante para la estabilidad del mundo.