Actualidad

EEUU atrapa a Sadam


EFE, Bagdad
15/dic/03 14:15 PM
Edición impresa

"Lo tenemos". Con estas palabras confirmó ayer el estadounidense Paul Bremer, administrador civil de Irak, la detención de Sadam Husein, que tuvo lugar a última hora del sábado, en las proximidades de su localidad natal, Tikrit, y que ha provocado reacciones de júbilo entre los iraquíes.

Bremer indicó, en rueda de prensa ayer en Bagdad, que la detención se produjo el sábado a las 20:00 hora local en una granja de la ciudad de Ad Daur, a unos 16 kilómetros al sur de Tikrit.

En el momento de su detención se encontraba en el sótano de una casa. Un conducto de aireación era el único contacto con el exterior del prófugo, que salió a las 20:30 hora local del refugio con aspecto desaliñado, sin resistirse y, según el jefe militar de EEUU en Irak, general Ricardo Sánchez, "resignado a su destino".

Su aspecto no correspondía exactamente al del líder derrocado, pero las pruebas que se le han realizado para su identificación han confirmado que se trata del ex dirigente.

La operación, denominada Amanecer Rojo, se desencadenó tras recibirse informaciones de familiares del prófugo que apuntaban a que éste se escondía en Ad Daur.

Los 600 soldados de la 4 división de Infantería que integraron la misión fueron informados de que el objetivo era detener a Sadam Husein y, tras recibir la orden de que debían apresarle "muerto o vivo", comenzaron al caer la noche la inspección de dos edificios.

La búsqueda no ofreció, sin embargo, resultados, hasta que una choza que se encontraba en un recinto vallado junto a los inmuebles llamó la atención de los militares.

Fue entonces cuando camuflado bajo la choza descubrieron el habitáculo, de unos dos metros de profundidad, en una operación en la que también fueron detenidos dos iraquíes, y se confiscaron dos fusiles de asalto, una pistola y 750.000 dólares.

Tras las intervenciones, las autoridades de la coalición proyectaron en la sala una filmación con las primeras imágenes de Sadam en cautividad.

La filmación mostraba al ex líder iraquí con el pelo largo y sin peinar, así como con barba que poco después le afeitaron sus captores.

En las calles de Bagdad, numerosos iraquíes comenzaron a disparar al aire para expresar su alegría por la detención del ex presidente.

Con la captura de Sadam Husein, ocho meses después de derrocado su régimen, se completa la detención de los principales dirigentes iraquíes representados en una baraja que las tropas estadounidenses distribuyeron el 11 de abril de 2003, dos días después de su entrada en Bagdad.

Las cartas de la baraja de póquer tenían las fotos de los dirigentes más buscados, "vivos o muertos", del derrocado régimen presidido por Sadam Husein.

La baraja estaba formada por 52 cartas, y los ases eran Sadam, sus hijos Qusay y Uday (muertos en una operación de las tropas estadounidenses), y el secretario presidencial, Abid Hamid Mahmud al Tikriti.

La captura de Sadam Husein convierte a su mano derecha, Izzat Ibrahim, en la última gran figura de la baraja iraquí que sigue prófuga y en el supuesto único director de una resistencia en la que se desconoce qué efectos tendrá la detención del tirano.

Según el general Raymond Odierno, de la IV División de Infantería de los Marines, el depuesto dictador tenía "unos 20 ó 30" escondites similares al mismo donde fue encontrado el sábado "por todo el país, e iba rotando. En ellos sólo pasaba unas horas para escapar", agregó.

La detención de Sadam Husein ha significado una inyección de moral para las tropas norteamericanas.

Pero el general Ricardo Sánchez, comandante en jefe de las fuerzas de Estados Unidos desplegadas en Irak, ha apelado a la prudencia e indicado que la captura del ex presidente iraquí no significará una reducción drástica de los ataques contra las fuerzas de ocupación.

Próximo objetivo

Los militares norteamericanos esperan, incluso, que en las próximas horas o en los próximos días, los fieles al arrestado dictador perpetren algún atentado en respuesta a la captura de su líder.

Además, son muchos los oficiales estadounidenses que consideran que Izzat Ibrahim, y no el propio Sadam Husein, es quien dirige a la resistencia, que en los últimos meses se había mostrado más efectiva y mejor organizada.

El general Odierno indicó que Sadam Husein permaneció "menos de una hora en Bagdad" y luego fue trasladado al sur, a un lugar "secreto", mientras se decide qué hacer con él.

En Madrid, donde está de visita una delegación del gobierno provisional iraquí, su presidente de turno, Abdul Aziz Al Hakim, aseguró que Sadam Husein será juzgado en Irak con arreglo a la "legislación vigente".

Los castigos que se impondrán, por tanto, son aquellos que estipula el derecho iraquí.

Al Hakim recordó la reciente creación de un tribunal para juzgar por crímenes contra la humanidad a los miembros del derrocado régimen.