Actualidad

Sadam será juzgado en Irak bajo supervisión internacional


EFE, Washington
16/dic/03 14:15 PM
Edición impresa

El presidente estadounidense, George W. Bush, se mostró ayer a favor de que el juicio contra Sadam Husein sea controlado internacionalmente, pero dejó claro que deben ser "los ciudadanos de Irak los que decidan" su suerte.

"Trabajaremos con los iraquíes para desarrollar la forma de llevarlo ante la justicia con escrutinio internacional", afirmó.

Bush, que ayer dio una conferencia de prensa para hablar fundamentalmente del significado de la captura de Sadam Husein -que tuvo lugar en la noche del sábado- destacó, como lo hizo el domingo en un mensaje al país, que el depuesto líder iraquí tendrá derecho "a la justicia que él negó al pueblo" de Irak.

Sin embargo, Bush no aclaró dónde y quién juzgará a Sadam Husein, un tema que está dando lugar a muchas especulaciones.

Sí aseguró que el juicio "debe ser público" dada la magnitud de las acusaciones que puede afrontar el ex presidente iraquí.

Preguntado acerca de si Sadam Husein debería ser ejecutado, Bush no ocultó que tiene "puntos de vista personales" acerca de cómo debería ser tratado, pero agregó que éstos no tienen importancia.

El presidente estadounidense no quiso entrar en la cuestión de si esta captura puede acelerar la salida de los soldados estadounidenses de Irak.

"Vamos a mantener el rumbo hasta que la misión esté concluida", dijo Bush, quien se resistió a "la tentación de establecer un calendario" de salida de las tropas, cuyo número en Irak "dependerá de la situación de la seguridad sobre el terreno".

Preguntado sobre cuál sería su mensaje al ex dirigente iraquí, Bush dijo de forma irónica: "Hasta nunca", y se rió de la posibilidad de negociar con él.

"El mundo es mejor sin usted", dijo el presidente.

Interrogatorio y armamento

Bush destacó que la caída de Sadam Husein ha supuesto que "los enemigos de la libertad han perdido a su líder" y que el pueblo iraquí puede centrarse en la construcción de un nuevo país.

Aún así, Bush advirtió que "la tarea de la coalición sigue siendo difícil y requerirá más sacrificios" en Irak.

Bush, se declaró, además, "escéptico" acerca de la información que pueda proporcionar Sadam Husein en los interrogatorios a los que es sometido el ex gobernante iraquí tras su detención.

El presidente de EEUU no se mostró muy esperanzado en que este acontecimiento vaya a permitir localizar las armas de destrucción masiva que Estados Unidos asegura que poseía el antiguo régimen iraquí.