Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
PP, PSOE y Cs se unen para suprimir los aforamientos, pese a las diferencias leer

España es FINALISTA

Iniesta, al transformar un penalty, clasificó al combinado nacional para jugar el viernes ante Brasil su tercera final. Ayer no jugó el tinerfeño Vitolo, que cumplió su partido de sanción, tras ser expulsado.
16/dic/03 13:02 PM
Edición impresa

España jugará el viernes la final del Mundial sub-20 ante Brasil (16:45 horas, La Canaria) en la revancha del campeonato del mundo sub-17. La selección de Armando Ufarte derrotó 1-0 a Colombia y luchará el viernes por conquistar el segundo título mundial para el fútbol español tras el conseguido en 1999 en esta misma categoría por el equipo entonces dirigido por Iñaki Sáez.

La selección española sufrió mucho para imponerse a una combativa Colombia, que pudo marcar en la segunda parte, pero el azulgrana Iniesta, en su peor encuentro en este Mundial, aniquiló en su única aparición a los sudamericanos al provocar y transformar un penalti.

Ufarte sorprendió de salida al decidirse por un once mucho más defensivo de lo esperado. El seleccionador alineó al madridista Tello, el relevo natural del sancionado Vitolo (Tenerife), y al zaragocista Pina en la izquierda, por un Gavilán (Valencia) que no estaba teniendo demasiada suerte en el torneo, pero que aporta mucho más ofensivamente. De esta manera volvió a sentar al rojiblanco Arizmendi, pese a su gol de oro ante Canadá que permitió la clasificación para las semifinales.

España comenzó fuerte, con confianza, decidida a buscar el marco de Landazuri. Al minuto Iniesta lanzó una falta a la escuadra pero demasiado flojo y uno después, Sergio García se precipitó al intentar sorprender desde demasiado lejos cuando tenía opciones de internarse. Poco a poco, los de Ufarte se fueron contagiando del ritmo lento que proponía Colombia y la guerra en el centro del campo tomaba más protagonismo.

En la primera aproximación con peligro de la sudamericana Riesgo se vio obligado a detener un buen remate de Perea. Fue el despertador para un equipo español, que comenzó a comprender que la marcha lenta del juego no le beneficiaba en nada. Tello no acusaba la inactividad y se sacrificaba en la media robando muchos balones. Como a Iniesta le costaba mucho recibir fue Gabi el que tomó las riendas del centro del campo y comenzó a surtir de buenos balones a Juanfran y Sergio García. El barcelonista tuvo hasta tres ocasiones de gol, pero no fue capaz de acertar en ninguna. Dos de sus remates se marcharon rozando los postes y el otro lo detuvo sin muchos apuros Landazuri. Juanfran, que estaba peleando mucho por su banda, también dispuso de una buena opción aunque se llenó de balón y disparó alto.

La mejor noticia era que la selección estaba demostrando por fin que era más equipo que su rival y que contaba con jugadores de más calidad. Además, la zaga colombiana emitía señales de blandita y se descolocaba fácilmente.

En la reanudación, tras un rápido intercambio de golpes en el que un defensor sacó de cabeza un disparo de Gabi que parecía que iba dentro, la situación se niveló. España acusaba en exceso el mal encuentro de su estrella Iniesta, que no encontraba espacios para desplegar su juego. Colombia parecía crecerse al darse cuenta que su contrincante no era tanto como había demostrado.

La situación comenzaba a ser preocupante hasta que llegó la jugada de la mano colombiana.