La Laguna

Patrimonio autoriza la demolición del actual edificio de los juzgados

La Comisión Insular de Patrimonio ha aprobado el anteproyecto de los nuevos edificios judiciales de La Laguna, que dependen de la Administración de Justicia del Gobierno de Canarias, tras el informe favorable del Plan Especial de Protección (PEP) del casco histórico presentado recientemente.
A. REVERÓN, La Laguna
16/dic/03 14:33 PM
Edición impresa

La imagen de las tradicionales arquerías del actual edificio de los juzgados de La Laguna, asociado desde muchos años al entorno de la plaza del Adelantado, va a desaparecer de forma definitiva cuando se proceda a su demolición total, tras el visto bueno de la Comisión Insular de Patrimonio que ha aprobado el anteproyecto de la edificación de los nuevos juzgados, que dependen de la Administración de Justicia del Gobierno de Canarias.

Esta decisión ha contado con el informe favorable del Plan Especial de Protección (PEP) del casco histórico de La Laguna, y después de este paso, los arquitectos responsables procederán a la redacción definitiva de este proyecto, que contempla el derribo de las actuales instalaciones y la construcción de un nuevo inmueble funcional donde se albergarían 14 juzgados.

Aunque para muchos la desaparición de este emblemático edificio supone "un ataque a la arquitectura lagunera", según la directora del Plan Especial, María Luisa Cerrillos, "el actual edificio no tiene, tal y como se piensa, autenticidad ni valor histórico alguno, ya que pertenece a los años 70 y es de arquitectura folclórica".

Por ello aseguró que la sede actual de los juzgados no se encuentra catalogada ni cuenta con posibilidades para ello, "y además a nivel funcional es un mal edificio, incómodo, con falta de iluminación que ha provocado la demanda por parte del personal de Justicia de un nuevo centro donde trabajar en condiciones".

Cartas de Unesco

Para aquellos que no están de acuerdo con esta demolición, Cerrillos se mostró contundente y manifestó que "lo que no se puede es defender los edificios históricos que están en ruinas y que nadie se preocupa por ellos, y sí hacerlo con el folclorismo horroroso del actual juzgado, teniendo en cuenta que todas las Cartas de Unesco prohíben que la nueva arquitectura falsifique la tradicional".

La responsable del PEP indicó que "a nosotros la propuesta del anteproyecto nos parece buenísima, porque la ermita de San Miguel sale beneficiada y revalorizada, dejándole ocho metros libres para la creación de una plaza en el lateral por donde se podrá acceder a los juzgados de paz". Asimismo, agregó que el nuevo edificio, que se alzará desde el frente de la plaza de Armas hasta el barranco de La Carnicería, "será un inmueble moderno, funcional, con todos los equipamientos y a la misma altura que la ermita, como establece la Ley de Patrimonio".