Santa Cruz de Tenerife

Santa Cruz dejará de ingresar más de un millón de euros por el cambio del IAE

La modificación del Impuesto sobre Actividades Económicas, que no obliga a tributar a los empresarios y profesionales que facturen menos de un millón de euros anuales, supondrá un importante descenso en la recaudación del ejercicio, según los cálculos realizados por el equipo económico del ayuntamiento.
J. D. MÉNDEZ, S/C de Tfe.
17/dic/03 0:14 AM
Edición impresa

El Ayuntamiento de Santa Cruz dejará de percibir 1.022.017 euros en el ejercicio fiscal de 2003 por la modificación del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), que no obliga a tributar a empresarios y profesionales que facturen menos de un millón de euros anuales. Esos son los datos que maneja el equipo económico municipal.

Guillermo Núñez, concejal de Economía y Hacienda, señaló ayer que "la supresión parcial del IAE ha sido nefasta para los ayuntamientos. Suprimir impuestos no es siempre bueno porque las administraciones se ven con menos recursos para realizar los servicios que demandan los ciudadanos".

El edil siguió explicando que "el Gobierno tomó esta medida manteniendo que beneficia la actividad económica, pero también es relativo porque si se suprime el IAE de algún sitio hay que sacar los recursos. Se beneficia a un número concreto de contribuyentes como profesionales o empresarios individuales, pero los grandes perjudicados son los asalariados, la gran mayoría de los contribuyentes, que, además, deberán pagar impuestos indirectos en consumo. Hay menos justicia tributaria".

"Otra verdad relativa ?siguió Núñez? es que el Estado nos vaya a compensar. Es verdad, pero siempre en menor medida, porque se compara la recaudación líquida de 2000 con la de 2003. Esa diferencia será también siempre negativa. Además, se ve recortada la autonomía financiera. Por ejemplo, si queremos potenciar zonas empresariales como los parques tecnológicos, esa actividad no permitirá nuevos ingresos".

Las cifras son concluyentes. El número de contribuyentes en el padrón bajó de 15.811 en el ejercicio de 2002 a 2.621 en 2003, lo que supone 13.190 menos, o sea un descenso del 83,42%.

En cuanto al importe del padrón puesto al cobro, se pasó de los 10.615.639 euros de 2002 a los 3.953.479 de 2003, con una diferencia negativa de 6.662.160 euros, un 62,76% menos.

La compensación del estado que prevé la nueva ley se calcula estableciendo la comparativa entre la recaudación del ejercicio 2000 y la de 2003.

Lo recaudado en 2000 fue 9.003.886 euros. Lo previsto para 2003 se calcula suponiendo el mismo porcentaje de cobro de 2002 (79,71%) sobre el valor de los recibos de 2003. Eso da una cifra de 3.151.432 euros.

Comparando ambas recaudaciones, o sea restándole una a la otra, se obtiene el importe que el estado debe transferir como compensación: 5.852.455 euros.

Para saber lo que perdería el Ayuntamiento de Santa Cruz primero habría que comparar el padrón de 2002 y el de 2003 extrapolado, sin contar con la modificación del IAE, y sumando el hipotético 1,02% de aumento anual de recaudación, lo que arroja un total de 10.827.952 euros.

La suma del padrón real de 2003, con la modificación del IAE, y la teórica compensación del Estado ofrece un balance de 9.805.934 euros.

Restando los 10.827.952 euros del padrón teórico de 2003 a los 9.805.934 que se van a recibir, la cifra final de pérdida calculada es de 1.022.017 euros. Aplicándole el 79,71% de cobro voluntario quedarían 814.679 euros y el resto pasaría a ejecutiva (morosidad).

Guillermo Núñez también explicó su intención de simplificar las Ordenanzas Fiscales y acercarlas al lenguaje y al entendimiento populares. Al respecto comentó que "la tendencia es que el propio ciudadano tenga que calcular lo que debe pagar, una especia de privatización de la gestión tributaria. En el caso de los ayuntamientos, este último determina esa cantidad. Para el próximo año estudiaremos las normas que regulan los impuestos municipales (IBI, basuras o lo que se conoce por rodaje), las tasas y las contribuciones especiales, los simplificaremos y pondremos al día los procedimientos en virtud de los cuales los ciudadanos pagan y la administración cobra".

"No puede ocurrir, prosiguió, que por inercia se sigan produciendo esas grandes colas para pagar. Hay mecanismos para evitarlas: internet, la colaboración de las entidades financieras, que se ampliará a casi todas, o el envío de cartas de pago individualizadas, una medida que vamos a llevar a cabo para domiciliar en cuenta. Crearemos una oficina de atención al ciudadano en la que personal cualificado le explique sus dudas respecto a lo que debe pagar, a veces originadas por errores de la administración. Muchos vecinos se han quejado y tienen razón".