Sucesos

Localizan al "hombre araña", autor de 7 robos en Las Palmas


EFE, Las Palmas
19/dic/03 10:26 AM
Edición impresa

Un hombre de 36 años ha sido detenido acusado de al menos siete robos en otros tantos domicilios de Las Palmas de Gran Canaria que efectuó por la técnica del escalo, en la que demostró una habilidad tal que llevó a ponerle el apodo de "el hombre araña", informó ayer la Policía Nacional.

Calzado especial diseñado para facilitar la adherencia a las paredes, los denominados "pies de gato", arneses y otros materiales propios del deporte de la escalada son algunos de los medios de que se valía para alcanzar su objetivo el supuesto delincuente, identificado como Pier G. B., natural de Bélgica, explica un escrito difundido por la Jefatura Superior de Policía de Canarias.

La nota destaca que el detenido, que ya "contaba con antecedentes policiales en su país de origen", incluso "entrenaba asiduamente en un gimnasio cercano a su casa" con el fin de mantener una preparación física adecuada para cometer sus robos. En cuanto a su forma de operar, relata que, "empleando unas técnicas sofisticadas, así como una alta preparación física", solía "descolgarse por las ventanas de los domicilios y entrar en los mismos", para, "una vez dentro, robar las joyas y objetos de valor, emprendiendo la huida, bien por la puerta o bien por la ventana, si es que desde dentro no podía abrir la puerta".

La habilidad del presunto ladrón, que además actuaba en una zona que abarcaba varios barrios, Mesa y López, Arenales, Ciudad Jardín y Alcaravaneras, obligó a la Policía a organizar para su captura "un dispositivo multidisciplinar que englobaba agentes de investigación, en vehículos camuflados que vigilaban estrechamente las zonas" donde se preveía pudiera volver a operar. Esa vigilancia permitió localizar al supuesto delincuente en la tarde del miércoles en los alrededores de la plaza Milton de la ciudad, de donde trató de huir.

Sin embargo, tras una larga carrera se le consiguió interceptar y detener en la calle Ingeniero Salinas, donde se le intervinieron unos guantes y una linterna.

Un hombre de 36 años ha sido detenido acusado de al menos siete robos en otros tantos domicilios de Las Palmas de Gran Canaria que efectuó por la técnica del escalo, en la que demostró una habilidad tal que llevó a ponerle el apodo de "el hombre araña", informó ayer la Policía Nacional.

Calzado especial diseñado para facilitar la adherencia a las paredes, los denominados "pies de gato", arneses y otros materiales propios del deporte de la escalada son algunos de los medios de que se valía para alcanzar su objetivo el supuesto delincuente, identificado como Pier G. B., natural de Bélgica, explica un escrito difundido por la Jefatura Superior de Policía de Canarias.

La nota destaca que el detenido, que ya "contaba con antecedentes policiales en su país de origen", incluso "entrenaba asiduamente en un gimnasio cercano a su casa" con el fin de mantener una preparación física adecuada para cometer sus robos. En cuanto a su forma de operar, relata que, "empleando unas técnicas sofisticadas, así como una alta preparación física", solía "descolgarse por las ventanas de los domicilios y entrar en los mismos", para, "una vez dentro, robar las joyas y objetos de valor, emprendiendo la huida, bien por la puerta o bien por la ventana, si es que desde dentro no podía abrir la puerta".

Dispositivo multidisciplinar

La habilidad del presunto ladrón, que además actuaba en una zona que abarcaba varios barrios, Mesa y López, Arenales, Ciudad Jardín y Alcaravaneras, obligó a la Policía a organizar para su captura "un dispositivo multidisciplinar que englobaba agentes de investigación, en vehículos camuflados que vigilaban estrechamente las zonas" donde se preveía pudiera volver a operar. Esa vigilancia permitió localizar al supuesto delincuente en la tarde del miércoles en los alrededores de la plaza Milton de la ciudad, de donde trató de huir.

Sin embargo, tras una larga carrera se le consiguió interceptar y detener en la calle Ingeniero Salinas, donde se le intervinieron unos guantes y una linterna.