Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Ryanair cancela 190 vuelos este viernes por la huelga europea de tripulantes de cabina leer

Sadam fue traicionado por un primo suyo que le servía como escolta personal

Un diario jordano informó ayer de que "el general Ibrahim Omar al Muslit, quien acompañó al ex dictador durante todo el periodo que pasó en la clandestinidad, de un escondite a otro, lo sedó poco antes de la llegada de las tropas estadounidenses, a las que condujo hasta el lugar en que se ocultaba".
AGENCIAS, Amán/El Cairo
19/dic/03 0:19 AM
Edición impresa

El ex presidente Sadam Husein fue traicionado por un primo hermano suyo que le servía como "escolta personal" y que condujo a las tropas estadounidenses hasta el lugar en que se ocultaba, según informó ayer un diario jordano, que cita fuentes próximas a la coalición.

"Una fuente próxima a las fuerzas de ocupación ha revelado que la persona que dio informaciones sobre el escondite de Sadam, lo traicionó y lo entregó a las fuerzas estadounidenses, es uno de sus primos hermanos, el general Ibrahim Omar al Muslit", indica el diario "Al Arab al Yom" en un artículo firmado en Bagdad.

Según el diario, se trata del "escolta personal" del antiguo presidente iraquí, quien fue acompañado por aquel "durante todo el periodo que pasó en la clandestinidad".

El rotativo afirma que Ibrahim Omar al Muslit "lo sedó poco antes de la llegada de las tropas" de EEUU que lo detuvieron el sábado pasado en su ciudad natal, Tikrit. Añade que Al Muslit acompañaba a Sadam "de un escondite a otro" desde la caída de Bagdad el 9 de abril.

Versiones de la captura

La detención de Sadam Husein sin que opusiera resistencia ha desatado versiones en el mundo árabe sobre la posibilidad de que fuera sedado antes de ser vendido por sus hombres más fieles.

El historial violento y el carácter férreo del dictador ha llevado a familiares, expertos y analistas a poner en duda la versión estadounidense de que Sadam optó voluntariamente por la rendición sin disparar una sola bala.

Las imágenes mostradas tras la captura, en las que Sadam aparece como adormecido, han alimentado todas las conjeturas, incluida la que apunta a que cuando fue detenido ya se encontraba cautivo de sus propios adeptos, que lo habrían traicionado mientras negociaban los 25 millones de dólares que se ofrecían por el apresamiento.

Así, el analista sirio Emad Shoeibi estima que EEUU "sabía durante meses dónde se escondía, y cuando llegó el momento oportuno lo detuvo. No han hecho sino jugar con cartas marcadas".

Diversas interpretaciones que plagan las paginas de internet de Oriente Medio no descartan que Sadam llevara detenido varias semanas y que el anuncio fuese retrasado hasta un momento oportuno para Washington.