Vivir

Marina Mercante compara el viaje del petrolero con una "ruleta rusa"

El director general de la institución, que ayer comprobó la evolución por aguas canarias del "Geroi Saevastopolya", justificó todas las medidas preventivas, ya que lleva en su monocasco 50.000 toneladas de crudo.
EFE, S/C de Tenerife
19/dic/03 0:21 AM
Edición impresa

El director general de la Marina Mercante, José Luis López Sors, justificó ayer las medidas preventivas ante el paso del petrolero "Geroi Sebastopolya" a 200 millas de las aguas españolas, frente a Canarias, porque hacer este viaje en pleno invierno, ya que exclamó "es jugar a la ruleta rusa y no queremos que nos toque la china".

El petrolero, un buque monocasco ruso muy dañado, de 15 años de antigüedad, que se dirige en su último viaje a Singapur tras partir de Letonia con 50.000 toneladas de fuel pesado, se encontraba a las 10:15 hora de ayer a 230 millas al oeste de La Palma, y navega rumbo a Ciudad del Cabo a 11 nudos.

El máximo acercamiento a la costa palmera se produjo a las tres de la tarde de ayer, cuando mantenía una distancia de 215 millas. Mañana por la noche abandonará definitivamente la zona de responsabilidad de salvamento de Canarias, situada a 625 millas al sur de las Islas.

El patrullero de la Armada Española "Centinela" está escoltando al buque para garantizar que no entre en las 200 millas de Zona Económica Exclusiva (ZEE), y un avión del Ejército del Aire también realizará diversas pasadas como medida disuasoria, según explicó el director general, que estuvo ayer en la coordinación del seguimiento del buque desde el centro de Salvamento Marítimo de Tenerife.

No obstante, López Sors señaló que el capitán del barco informa a las autoridades españolas cada doce horas sobre su posición, por lo que "estamos tranquilos de que no se va a meter donde no debe".

La travesía del "Geroi Sevastopolya" ha sido muy discutida, pues se trata de un petrolero de las mismas características del "Prestige", por lo que una inspección de la Unión Europea se desplazó a Venstpils, en Letonia, antes de la salida del barco, y comprobó sus graves deficiencias, ya que presenta corrosión generalizada, debilitamiento de mamparos y una deformación permanente de la cubierta, pese a lo cual las autoridades letonas autorizaron su partida, que se produjo el 5 de diciembre.

López Sors señaló que ya a su paso por el Mar Báltico, el "Geroi Sebastopolya" fue escoltado por la armada de Dinamarca, y lo mismo han hecho las autoridades españolas y portuguesas. "Si ese barco hubiera tocado un puerto español, no habría salido", aseguró el director general de la Marina Mercante, quien señaló que hasta que en 2005 entre en vigor la obligatoriedad del doble casco para los buques petroleros, España continuará alejando de su costa a los barcos que no cumplan las normas de seguridad.

López Sors consideró muy improbable que se produzca ningún percance en el paso de este barco al oeste de Canarias, pero señaló que España cuenta con medios suficientes para hacer frente a cualquier emergencia.

El director general dijo que ha sido un gesto positivo y un éxito haber conseguido que el armador del barco accediera a no navegar a Singapur a través del Mar Mediterráneo y el Canal de Suez, sino rodeando África, lo que aumenta sus costes.

El director general de la Marina Mercante, José Luis López Sors, justificó ayer las medidas preventivas ante el paso del petrolero "Geroi Sebastopolya" a 200 millas de las aguas españolas, frente a Canarias, porque hacer este viaje en pleno invierno, ya que exclamó "es jugar a la ruleta rusa y no queremos que nos toque la china".

El petrolero, un buque monocasco ruso muy dañado, de 15 años de antigüedad, que se dirige en su último viaje a Singapur tras partir de Letonia con 50.000 toneladas de fuel pesado, se encontraba a las 10:15 hora de ayer a 230 millas al oeste de La Palma, y navega rumbo a Ciudad del Cabo a 11 nudos.

El máximo acercamiento a la costa palmera se produjo a las tres de la tarde de ayer, cuando mantenía una distancia de 215 millas. Mañana por la noche abandonará definitivamente la zona de responsabilidad de salvamento de Canarias, situada a 625 millas al sur de las Islas.

El patrullero de la Armada Española "Centinela" está escoltando al buque para garantizar que no entre en las 200 millas de Zona Económica Exclusiva (ZEE), y un avión del Ejército del Aire también realizará diversas pasadas como medida disuasoria, según explicó el director general, que estuvo ayer en la coordinación del seguimiento del buque desde el centro de Salvamento Marítimo de Tenerife.

No obstante, López Sors señaló que el capitán del barco informa a las autoridades españolas cada doce horas sobre su posición, por lo que "estamos tranquilos de que no se va a meter donde no debe".

La travesía del "Geroi Sevastopolya" ha sido muy discutida, pues se trata de un petrolero de las mismas características del "Prestige", por lo que una inspección de la Unión Europea se desplazó a Venstpils, en Letonia, antes de la salida del barco, y comprobó sus graves deficiencias, ya que presenta corrosión generalizada, debilitamiento de mamparos y una deformación permanente de la cubierta, pese a lo cual las autoridades letonas autorizaron su partida, que se produjo el 5 de diciembre.

López Sors señaló que ya a su paso por el Mar Báltico, el "Geroi Sebastopolya" fue escoltado por la armada de Dinamarca, y lo mismo han hecho las autoridades españolas y portuguesas. "Si ese barco hubiera tocado un puerto español, no habría salido", aseguró el director general de la Marina Mercante, quien señaló que hasta que en 2005 entre en vigor la obligatoriedad del doble casco para los buques petroleros, España continuará alejando de su costa a los barcos que no cumplan las normas de seguridad.

López Sors consideró muy improbable que se produzca ningún percance en el paso de este barco al oeste de Canarias, pero señaló que España cuenta con medios suficientes para hacer frente a cualquier emergencia.

El director general dijo que ha sido un gesto positivo y un éxito haber conseguido que el armador del barco accediera a no navegar a Singapur a través del Mar Mediterráneo y el Canal de Suez, sino rodeando África, lo que aumenta sus costes.