Internacional

Espías de Sadam, entre las fuerzas iraquíes, informaban a los rebeldes

La Inteligencia norteamericana los ha descubierto gracias a los papeles que portaba consigo el ex dictador en el momento de su captura y que fueron descritos por la fuente de la cadena ABC News como "una mina de oro".
AGENCIAS, N. York/Bagdad
20/dic/03 0:22 AM
Edición impresa

AGENCIAS, N. York/Bagdad

Entre las nuevas fuerzas iraquíes que ayudan al Ejército estadounidense a gobernar Irak se habían infiltrado un buen número de espías afines a Sadam Husein que informaban a la insurgencia sobre sus movimientos, reveló ayer la cadena de televisión ABC News.

La Inteligencia norteamericana los ha descubierto gracias a los papeles que portaba consigo el ex dictador en el momento de su captura y la fuente de ABC los describió como "una mina de oro".

En los últimos meses, EEUU había apresurado el proceso de reclutamiento y entrenamiento de iraquíes para formar los cuerpos de Policía y el nuevo Ejército, ya que Bush desea que la transición se complete antes del verano. La prisa ha obligado a pasar por alto muchas de las comprobaciones que se pretendían hacer para el reclutamiento. Hasta el momento, 162.000 iraquíes han sido entrenados para la defensa civil.

Según William Rosenau, antiguo asesor del Pentágono, la presencia de espías entre sus fuerzas supone un continuo boicot a la labor estadounidense, ya que no sólo informan al enemigo del tipo de armamento, tácticas y movimientos de las tropas de la coalición, sino que "también arrojan arena en su visor mediante la técnica de desinformarles y difundir información falsa", declaró a la cadena ABC.

Atentado contra Bremer

El administrador civil estadounidense en Irak, Paul Bremer, reconoció ayer en Basora que el 6 de diciembre escapó de un atentado contra su vida perpetrado contra el convoy en que viajaba procedente del aeropuerto de Bagdad, según informaron los medios de EEUU.

"Sí, es verdad, pero afortunadamente estoy vivo y me encuentro frente a ustedes", afirmó a la prensa. El atentado se produjo el mismo día en que el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, visitaba Irak y escuchaba una muy optimista evaluación sobre la seguridad en el país árabe.

Sin embargo, siguen las bajas de soldados de EEUU. Ayer murieron otros dos -y ya suman 201- y otro resultó herido por la explosión de un artefacto al paso de su vehículo en una carretera a las afueras de Bagdad, indicaron testigos presenciales. Asimismo, el principal grupo chií en Irak sufrió ayer un nuevo ataque en Bagdad en el que murió una mujer.

Por otra parte, una abogada libanesa chií se ha ofrecido para defender gratis a Sadam Husein (suní) en una misiva que le envió a través del Comité Internacional de la Cruz Roja.