Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Manuel Valls: "Quiero ser el próximo alcalde de Barcelona" leer

Dimas Martín irá a la cárcel

La Audiencia Provincial de Las Palmas confirmó el ingreso en prisión del presidente del Cabildo lanzaroteño, que no podrá seguir ostentando cargo público alguno, como pretendía en un principio.
EL DÍA/Agencias, Tenerife
20/dic/03 0:21 AM
Edición impresa

El presidente del Cabildo de Lanzarote, Dimas Martín, entrará próximamente en prisión para cumplir 3 años de condena por cohecho tras no lograr un indulto, según acordó ayer la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas, informó su procurador, Francisco Bethencourt.

El ingreso en prisión del político, que se producirá en la cárcel de Tahíche, en Lanzarote, deberá producirse en un plazo de cinco días a contar a partir del momento en que reciba personalmente la notificación del acuerdo, dijo Bethencourt, que precisó que, conforme a la resolución de la Sección Primera, Martín no podrá continuar ejerciendo sus cargos públicos, como pretendía.

Ello se debe ?explicó? a que el auto emitido por el tribunal, que respaldaron por unanimidad todos sus miembros, José Antonio Martín, presidente de la Sección Primera; Olivia Morillos y José Luis Goizueta, ordena "la ejecución plena de la sentencia".

Así, Martín tendrá que permanecer en prisión durante tres años, periodo en que estará además suspendido para ejercer cualquier cargo público.

Decisión recurrible

El tribunal adoptó esta decisión tras una deliberación sobre el caso que inició el pasado martes, tras recibir el lunes la correspondiente notificación del Ministerio de Justicia sobre la denegación del indulto solicitado por Dimas Martín.

El presidente del tribunal informó de que el auto es recurrible y puede paralizar la ejecución de la condena en función de su contenido, y señaló que se ha tardado días en su resolución por tratarse de "un caso importante" como cualquier otro.

Según el auto, facilitado a los medios de comunicación, no se puede prorrogar el mantenimiento de la suspensión de la ejecución de la sentencia, como pretendía Dimas Martín, porque el límite temporal concluye cuando se resuelve el indulto.

Asimismo, ante las peticiones de suspensión presentadas por nuevas peticiones de indulto instadas por Martín, que las circunstancias concurrentes en el caso "aconsejan el no acceder ni al mantenimiento de la suspensión ni acordarse nuevamente la misma".

"Por el contrario ?prosigue? se ha de proceder a la prosecución de la ejecución de la sentencia condenatoria y, por tanto, tal como es usual y así se interesa expresamente por el Ministerio Fiscal, requerir al condenado para el inmediato cumplimiento de la pena de prisión impuesta".

En cuanto al cumplimiento de la pena accesoria de suspensión de todo cargo público, que Dimas Martín alegaba que ya se había cumplido por el tiempo transcurrido desde su renuncia como senador en el año 2000, el tribunal "rechaza totalmente esta pretensión".

Explica que fue el propio condenado el que solicitó la suspensión de la pena en tanto se tramitaba el indulto, y que al tratarse de una pena accesoria debe cumplirse junto con la principal.

Por lo tanto, el ingreso en prisión conllevará la suspensión de todo cargo público representativo y del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, tal como literalmente se dispone en el fallo de la sentencia que se ejecuta.

Suspendido, no inhabilitado

El cumplimiento de dicha pena accesoria afecta a los cargos públicos representativos que el condenado ostenta en la actualidad, que han de quedar en suspenso, aunque no implique pérdida del cargo por no tratarse de pena de inhabilitación, indica el auto, en el que también se informa de que esta cuestión será comunicada al Parlamento de Canarias y al Cabildo de Lanzarote, instituciones en las que tenía representacion pública el condenado.

La sentencia que se ordena ejecutar condenaba a Dimas Martín a tres años de prisión menor, la accesoria de todo cargo público representativo y del derecho de sufragio pasivo en el tiempo de la condena y a una multa de 180.303 euros por la compra de un voto a un concejal del Partido Popular en 1995.