Cultura y Espectáculos

El Gobierno regula los requisitos de la reválida y el acceso a la universidad

El Consejo de Ministros aprobó ayer sendos decretos que reglamentan estas importantes cuestiones relacionadas con la enseñanza, asuntos que quedaban pendientes de una nueva normativa después de la promulgación que reforma el sistema educativo español, la denominada Ley de Calidad.
COLPISA, Madrid
20/dic/03 20:32 PM
Edición impresa

El Gobierno aprobó ayer los decretos por los que se regulan la reválida y el acceso a la Universidad, cuestiones que quedaban pendientes de una nueva normativa después de la promulgación que reforma el sistema educativo, la Ley de Calidad.

De su lado, la portavoz del PSOE en materia de Educación, Carme Chacón, acusó ayer al Gobierno de "consumar la mentira", ya que prometió que iba a suprimir la selectividad y al final habrá, no uno, sino dos exámenes. El examen y las nuevas condiciones de acceso a la universidad comenzarán a aplicarse en el curso 2005/2006.

La reválida o prueba general de bachillerato es un examen que habrá de aprobar cualquier alumno para obtener el título oficial de Bachillerato. Para poder presentarse a esta prueba, será condición imprescindible haber superado con éxito todas las asignaturas del ciclo educativo que se desarrolla entre los 16 y los 18 años.

El examen constará de una parte común en la que se evalúan la formación general de los alumnos y una parte específica que estará diseñada en función de la modalidad de Bachillerato estudiada: Artes, Ciencia y Tecnología o Humanidades y Ciencias Sociales.

La parte común constará de tres ejercicios: un comentario de texto de tipo histórico o filosófico, un análisis de un texto literario en lengua castellana y una prueba de idioma extranjero que tendrá carácter oral y escrito. Las comunidades autónomas con lengua propia podrán incluir un cuarto examen en el caso de que el idioma tenga carácter cooficial.

La segunda parte de la prueba, que incluirá otros tres ejercicios, tendrá como objetivo comprobar los conocimientos de asignaturas específicas de cada modalidad de Bachillerato.

Cada una de las dos partes de la prueba tendrá una calificación independiente, que será la media de las puntuaciones de los ejercicios que la integran. Cada ejercicio será valorado de cero a diez puntos, mientras que la calificación global de la prueba será el promedio de las calificaciones de las dos partes.

Al alumno que suspenda la prueba, pero apruebe una de las dos partes con cinco puntos o más, se le guardará la nota para las siguientes convocatorias.

La nota final de Bachillerato, con la que los alumnos optarán al acceso a la universidad, estará compuesta en un 60% por el promedio de las notas obtenidas en los dos cursos de esa etapa educativa y en un 40% por la nota media conseguida en el examen de reválida.

En cada curso académico habrá dos convocatorias de la prueba, una ordinaria y otra extraordinaria, que se celebrarán en las fechas que determine cada comunidad autónoma.

Pruebas de admisión

Por otra parte, el decreto que regula el acceso a estudios superiores establece que las universidades podrán aplicar pruebas adicionales de admisión. En estos casos, se primará la nota final de Bachillerato, que contará un 60%, de manera que los exámenes que impongan las universidades computarán en un 40%. La norma prevé mecanismos de coordinación con el fin de que los alumnos no se vean obligados a desplazarse a otras universidades fuera de su lugar de origen, de manera que puedan realizar la prueba en su propia comunidad.

Las universidades públicas no podrán dejar plazas vacantes ofertadas siempre que existan solicitudes. En ciertos casos, las personas mayores de 45 años, aunque carezcan del título de Bachillerato, podrán acceder a la universidad si acreditan experiencia académica y profesional.