Tenerife Norte

"¡Menos violencia, más seguridad!"

Entre 1.500 y 2.000 personas clamaron ayer durante casi tres horas para demandar más presencia policial en las calles de la ciudad turística y el fin de la agresividad irracional que costó la vida hace dos semanas a Yeray Espínola, un joven de 17 años. Miles de voces exigieron que su absurda muerte sea la última.
R. SÁNCHEZ, Pto. de la Cruz
20/dic/03 18:47 PM
Edición impresa

Entre 1.500 y 2.000 personas marcharon ayer desde el barrio realejero de Toscal Longuera hasta la portuense plaza de Europa para exigir "menos violencia y más seguridad" y rendir homenaje a Yeray Espínola, de 17 años, que fue asesinado recientemente en la ciudad turística mientras disfrutaba de una noche de ocio.

La familia de Yeray y los miembros de la Asociación de Vecinos La Barca, organizadora de la marcha, encabezaron la manifestación tras una pancarta que expresaba un deseo compartido: "Por ti, por mí, para que no se vuelva a repetir".

Los cánticos espontáneos se mezclaban con mensajes impresos en pancartas caseras, elaboradas por vecinos y amigos de Yeray con lemas como "canarias exige seguridad", "basta ya", "vive y deja vivir", "queremos divertirnos sin violencia", "por la seguridad ciudadana" o "que la violencia no nos robe el futuro".

Cuando la comitiva llegó hasta la avenida Generalísimo, un niño y dos amigos del joven realejero depositaron, entre aplausos, un ramo de flores en el lugar en el que fue asesinado. Tras un sentido minuto de silencio, la marcha, a la que cada vez se sumaba más gente, prosiguió su camino hasta la plaza de Europa.

Desde el balcón del Ayuntamiento portuense y junto a una representación del gobierno local, la portavoz de la AAVV La Barca leyó un comunicado en el que se reclamó al alcalde que "los lugares de ocio de la juventud estén más vigilados, para que aquellos que van en busca de reyertas, los que campan a sus anchas mientras venden drogas o los que aparcan las leyes y permiten la entrada de menores en sus locales para ganar dinero, se lo piensen antes de actuar".

"Estamos aquí para que se intervenga lo antes posible, con contundencia y eficacia. Queremos una dotación permanente en los lugares más conflictivos, policial y sanitaria, para que los percances que se ocasionen tengan una atención más rápida", subrayó.

Posteriormente, se leyeron varios comunicados dirigidos a los padres y los jóvenes. El momento más emotivo de las tres largas horas de lágrimas contenidas que se vivieron ayer, fue la lectura, por parte de una prima del fallecido, "de la carta que el propio Yeray hubiera escrito".

En la misiva se lanzó la pregunta que muchos se han hecho estos días: "¿Por qué alguien sale de casa una noche con un cuchillo encima?".

El acto concluyó con una breve intervención de Marcos Brito, que fue abucheado por algunos manifestantes, en la que aseguró que pedirá más policías para el Puerto de la Cruz, "con la misma fuerza que los reclaman ustedes hoy".

En la conciencia colectiva queda el último deseo de un Yeray que se marchó demasiado pronto: "Ojalá yo sea el último en partir de esta forma estúpida".