Santa Cruz de Tenerife

Cueva Roja, vida rural en plena ciudad

Este núcleo situado sobre Barrio Nuevo es, con algunos problemas puntuales, un remanso de tranquilidad y paz en medio de la urbe. Allí se puede respirar todavía el aire puro que se echa de menos en casi todo el resto de la capital, convirtiéndose en un bello mirador.
JOSÉ D. MÉNDEZ, S/C de Tfe.
21/dic/03 0:26 AM
Edición impresa

Cueva Roja es uno de esos lugares que parece que no se pueden encontrar ya en Santa Cruz, pero que, de repente aparecen, para sorpresa no sólo del visitante sino del propio vecino de la ciudad que desconoce muchas veces la existencia de este lugar casi idílico, tranquilo y con aire muy puro, desde donde se disfrutan tal vez las mejores vistas de la capital.

Amalia Siria Roque Fuentes es una luchadora nata que preside desde hace seis años la asociación de vecinos que tiene el mismo nombre que el barrio.

Siria recuerda cuando el metro cuadrado valía en la zona "dos pesetas" y mi madre "pagaba veinte pesetas". Hay dos tipos de viviendas en la zona: las de propiedad privada y las del Estado. Las cuevas que proliferaban en la zona "fueron aprovechadas para formar parte de las casas como habitaciones. Recuerdo familias como las de los Espinosa o los Martínez, o la señora Leonor como los primeros habitantes de Cueva Roja", reflexionó la presidenta. Posteriormente, llegaron gentes de La Gomera que venían a trabajar en Güímar. Hay varias zonas: La Loma, Las Lecheras o la llamada avenida de los Morales porque casi todos los habitantes son de la misma familia.

Un problema para Cueva Roja es la falta de transporte púbico, aunque se va a solucionar muy pronto, ya que la línea 902 subirá hasta el barrio donde se habilitará una parada. Queda por arreglar una carretera para que se pueda acceder hasta allí, y ahora mismo hay otra vía en obras, que hace bastante falta para desahogar el tráfico. En relación, con este tema se encuentra el de los aparcamientos, que se está intentado solucionar, teniendo en cuenta las dificultades inherentes a la zona.

Otro problema es el de los taxis. Siria comentó que "hay de todo, aunque la mayoría sube hasta aquí. Pero algunos han sido capaces de dejar a personas mayores y con compra a mitad de camino".

La presidenta de Cueva Roja está satisfecha del trabajo del ayuntamiento: "Los errores no están en los que mandan sino en los operarios que vienen a hacer los trabajos porque son muy chapuceros; por ejemplo llevamos tres meses esperando a que nos techen una parte de local; arreglaron otra zona, pero dejaron el cemento sin pulir o cada vez que vienen nos rompen los jardines porque no tienen cuidado con nada. Pero con el ayuntamiento estamos contentos porque nos hacen caso en nuestras peticiones. Especialmente, en el arreglo de la carretera de Las Lecheras que ha quedado muy bien para la mejora de la calidad de vida de los vecinos. En general, ésta era una zona abandonada y ahora es cuando se está viendo el trabajo en el barrio, aunque hay que tener tiempo, no se puede hacer todo en dos días".

Cueva Roja es un barrio en el que hace falta colaboración de los vecinos porque, según la presidenta, "estamos abiertos a la participación de todos, incluidos, por supuesto, los jóvenes. La asociación es de todos".

Ésta es una zona "tranquila, en comparación con otras de Santa Cruz. Creo que hemos sabido incorporar a los chicos jóvenes y no marginarlos. En otras épocas sí hubo inseguridad pero ahora, no. Además, la Policía Local y la Nacional pasan con frecuencia".

Siria terminó alabando el trabajo de la Federación de asociaciones de Anaga, la Farpla: "Estamos muy bien en ella porque vemos que funciona. Animamos al resto de las asociaciones a que formen parte del colectivo".